Cuba: ¿Qué medidas se toman en La Habana para enfrentar la COVID-19?

La Habana se ha convertido en el epicentro de la COVID-19 en Cuba, dado el número de casos que ha reportado en los últimos días. Por esos motivos, el gobernador y otras autoridades de la capital del país comparecieron este lunes en la Mesa Redonda para informar sobre la situación de la provincia y el enfrentamiento a esta enfermedad.

CAPAC- Tomado de Cubadebate/ Foto: Presidencia Cuba/ Twitter.

El foco en La Época cambió el rumbo y comportamiento de la epidemia

Al intervenir en la Mesa Redonda, la Dra. Yadira Olivera Nodarse, subdirectora Provincial de Salud y directora del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología de La Habana, dijo que hasta el cierre del día en la capital, 1066 pacientes han resultado positivos a la COVID-19.

“Hemos estado inmersos en hacer un análisis sobre el comportamiento de la pandemia en la provincia, donde han predominado los casos del sexo masculino (50,9%) y corresponden al sexo femenino (49,1%)”, aseguró la directiva.

Según el grupo de edades, los mayores casos están entre 50 y 59 y 20 y 29 años. Predominan los casos confirmados con vínculo laboral.

Al cierre del día 82,  la provincia presenta una tasa de incidencia de 49,93 por 100 000 habitantes, con ocho municipios por encima de la media provincial: Cotorro, Centro Habana, Cerro, Plaza de la Revolución, Regla, Habana del Este, San Miguel y Habana Vieja.

“La Habana había tenido un comportamiento favorable hasta el día 19, fecha de inicio del control de foco en la tienda La Época, ubicada en el consejo popular Dragones, en el municipio Centro Habana donde resultó positiva una trabajadora, que fue el caso indicativo”, reconoció Olivera Nodarse.

“La tienda estaba cerrada para el público. En ella se estaban elaborando módulos para la venta a organismos. El día 19 se comienza la pesquisa para el control del foco y se encuentran algunos trabajadores con sintomatología que fueron remitidos. Reportan hasta el momento 29 positivos.”

Con este foco se inicia un cambio en el rumbo y comportamiento de la epidemia.

“El promedio de caso confirmados se incrementa por día, ya que este evento se extendió en la provincia hacia dos centros laborales más, en un primer momento la Empresa de Transportación de Comercio Interior ubicada en el municipio 10 de octubre (22 de mayo), con 13 casos confirmados (allí la fuente  fue un contacto de un trabajador de la Tienda La Época) y Laboratorios AICA con dos dependencias Playa y La Lisa, cuyo control de foco se inicia el día 26 de mayo y ha reportado 63 casos”.

Según informó la directiva de salud, se decide estudiar a los Laboratorios AICA a partir de un caso índice con dirección y residencia en Artemisa.  “Hay un trabajador de la Tienda Época que se confirma el día 22 y su esposa, que trabajaba en los Laboratorios AICA y que estaba en aislamiento desde ese día, se confirma el 26. Ella fue el elemento inicial en la transmisión en ese centro”.

Durante la investigación se encontró el caso primario en la Tienda La Época, que inició el 12 de mayo con sintomatología y que acudió el día 18 al sistema de salud. Pasó 6 días trabajando con síntomas. “En 24 horas cualquier persona de la capital puede estar en más de un municipio y contactar con un indeterminado número de pacientes”.

Este evento ha acumulado hasta el cierre de ayer 105 casos entre trabajadores y contactos de estos. En los tres controles de focos se identificaron 82 casos asintomáticos que representa el 81,1%.

Asimismo, Olivera Nodarse aseguró que se analizan todas las violaciones  encontradas durante la investigación, desde el punto de vista administrativo y en el control de la pesquisa.

La doctora hizo un llamado a la población y a los administrativos para que se cumplan todas las medidas orientadas. “Ningún trabajador con sintomatología debe estar en un centro laboral porque corremos estos riesgos”.

En los últimos 15 días, se acumulan 175 casos confirmados promediando 11 casos por día. Los centros de trabajo aportan 101 casos representando el 57,7% de los casos acumulados.

“De no existir los casos que se reportan en instituciones laborales, a punto de partida de controles de foco, la provincia acumularía 74 casos confirmados promediando 5 casos por día”.

Según la doctora se ha trabajado de forma inmediata, para buscar hasta el último contacto.“Se les están haciendo paulatinamente los análisis a todos los trabajadores de AICA”.

“Sabemos que AICA se puede concatenar con otros lugares, de ahí la cantidad de personas que hemos tenido que analizar y estudiar, para saber hasta donde llegó el contagio. Todos debemos cuidarnos, proteger a nuestras familias”.

En cifras, enfrentamiento a la COVID-19 en La Habana

“Desde un inicio, incluso antes de que la pandemia de la COVID-19 llegara a la Isla, la capital se preparó para su enfrentamiento”, aseguró Carlos Alberto Martínez Blanco, Director Provincial de Salud de La Habana.

Se identificaron capacidades hospitalarias y centros de aislamiento para recibir casos confirmados y sospechosos. Fueron seleccionados los profesionales de la salud que trabajarían directamente con estos pacientes y se ejecutaron capacitaciones sobre los más novedosos protocolos en el tratamiento de la enfermedad, no solo desde el punto de vista curativo, sino también preventivo, detalló.

“Nos dispusimos para los escenarios más complejos, siguiendo los valores predictivos de los modelos matemáticos, que han sido de gran ayuda y utilidad”, dijo Martínez Blanco.

Añade que estos modelos llegaron para quedarse como plataforma científica clave dentro del sistema nacional de salud.

Durante la fase preparativa, apuntó el funcionario, la capital logró una infraestructura que incluyó 1 020 camas para casos sospechosos y confirmados de la COVID-19, distribuidos en 6 hospitales, y de ellas 84 destinados a la atención de pacientes en unidades de terapia intensiva. Fueron habilitadas además 3155 camas en 24 centros de aislamiento, en sus distintas categorías.

En tanto, la cobertura asistencial fue muy bien asegurada con 1 380 médicos,     1948 enfermeras, 828 tecnólogos, 132 estudiantes de quinto año de medicina, 104 estudiantes de la licenciatura en enfermería y 800 trabajadores de apoyo a los servicios, con participación de la universidad e importantes sectores como la educación y el turismo, a los que Martínez Blanco transmitió el agradecimiento.

Hasta el momento, resumió el Director Provincial de Salud, en la Habana se han analizado 37 351 muestras y se han confirmado como positivas 1 066. Han egresado 868 pacientes y de ellos, 823 recuperados que es el 94,8 por ciento de los casos.  Además, 163 pacientes han ingresado en las unidades de cuidados intensivos y se ha lamentado 44 fallecidos, pero todos con una morbilidad asociada que los hacía muy vulnerables frente al virus.

En este momento, comentó Martínez Blanco, permanecen ingresados 276 pacientes, de los cuales 128 son sospechosos y 148 son confirmados. Además, se reportan como graves estables con una evolución favorable tres contagiados que se encuentran en unidades de cuidados intensivos.

 

La baja percepción de riesgo y las indisciplinas sociales y laborales: Principales peligros

Con el esfuerzo de todos y bajo la conducción del Consejo de Defensa Provincial, la evolución de la pandemia de la COVID-19 en los primeros quince días de mayo en La Habana tuvo un comportamiento favorable, similar al del resto del país, aseguró el Director Provincial de Salud.

“Veníamos con una tendencia a la reducción progresiva de los casos, a partir del cumplimiento del Plan de Medidas para el control del nuevo coronavirus, aprobado por la dirección del país, que tiene como elementos distintivos la integralidad e intersectorialidad”, explicó el funcionario.

Sin embargo, a partir del 19 de mayo cambió la dinámica de la pandemia y hubo que adoptar medidas diferenciadas. “En el análisis clínico – epidemiológico que hicimos a raíz de los controles de focos recientes, quedó demostrado que el incremento de la tasa de incidencia en La Habana estuvo directamente relacionado con los últimos focos surgidos en centros de trabajo, y no por eventos ocurridos en la comunidad”, declaró.

El funcionario de salud explicó que se determinaron factores relacionados entre sí que han complejizado la situación epidemiológica de la capital. La disminución de la percepción de riesgo en los centros de trabajo, en particular, y en la población en general, el exceso de confianza ante la evolución de la epidemia por la disminución del número de casos, la indisciplina social y laboral y la persistencia de conductas inadecuadas e irresponsables como el uso inadecuado del nasobuco ponen en peligro el estado de salud de la población.

“La situación epidemiológica no se ha estabilizado, aunque hayan disminuido los números de casos. Al contrario, estamos en un momento más difícil, porque un rebrote cuando la percepción de riesgo está baja puede ser más peligroso”, advirtió Martínez Blanco.

En paralelo, el cumplimiento de las disciplinas, la responsabilidad de las direcciones administrativas en el cumplimiento y control de las medidas orientadas y el compromiso individual de cada persona para declarar con honestidad y absoluta transparencia los síntomas, serán vitales para enfrentar la situación actual en La Habana.

En ese sentido, Martínez Blanco recordó que no acudir en busca de ayuda médica o incumplir las orientaciones de aislamiento, constituyen delitos porque contribuyen a la propagación de la epidemia. “Cuanto más temprano se detecte la enfermedad, y se ingrese al paciente o sospechoso, esa persona tiene menos probabilidades de evolucionar negativamente”, apuntó.

El Director Provincial del sector reconoció que la profundidad en la pesquisa activa también influye en la identificación oportuna de los casos respiratorios, para actuar según los protocolos establecidos. Sin embargo, comentó, en esas tareas el papel más importante tiene que ser jugado por el equipo básico de salud. Los estudiantes y profesores de medicina que se han incorporado a las labores de control no sustituyen su rol.

Martínez Blanco aseguró que la estrategia de trabajo en el contexto actual tiene que corresponderse con tres principios legados por Fidel: minuciosidad, exactitud y honestidad son claves para conseguir el control de la situación epidemiológica.

En ese camino, toca ahora incrementar el rigor y la exigencia en el control sanitario de los grandes centros laborales, sobre todo los vinculados a la producción o el servicio, aumentar el enfrentamiento a las indisciplinas sociales y utilizar las plataformas habilitadas y medios de comunicación para elevar la percepción del riesgo.

Finalmente, dijo Martínez Blanco, “tenemos el deber de decirle al pueblo que el momento de alto riesgo epidemiológico por una alta circulación viral no ha pasado. No puede haber disminución de la percepción de riesgo por parte de la población, ni existir la idea de que ya estamos saliendo. Hay que arreciar más las medidas”.

Activo el sistema de enfrentamiento de la capital en tiempos de COVID-19

En un segundo momento de la Mesa Redonda, Orestes Llanes Mestres, coordinador de Fiscalización, Control e Higiene del Gobierno de La Habana, comentó que desde el día 12 de marzo el presidente del Consejo de Defensa Provincial ordenó activar el sistema de enfrentamiento de la capital.

Este sistema –dijo-  está integrado por la Policía Nacional Revolucionaria, la Fiscalía, la Dirección Integral de Supervisión y Control, la Dirección Provincial de Higiene de la Salud, la Dirección Estatal de Inspección de Transporte, la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social y la Dirección Estatal de Comercio. Se le suman los cuerpos de fiscalización de las principales empresas y entidades.

Llanes Mestres reconoció el trabajo de la PNR y los demás órganos del Ministerio del Interior que se han unido a la batalla para hacer cumplir las normas dictaminadas por el gobierno. Además, las acciones de las Fuerzas Armadas en la desinfección de las calles y el mantenimiento del orden interior.

“Como resultado de este sistema integral se han realizado un total de 26 504 acciones de control y se han aplicado 12361 multas, principalmente para controlar la subida de los precios de los productos agropecuarios y de primera necesidad, así como por no cumplirse las medidas higiénico sanitarias”.

Por este último concepto, se han impuesto 797 multas y 931 por la dirección de higiene de la salud.

“A los violadores de precios se les han impuesto multas por el Decreto 357, ascendiendo los montos a 1 000 y 2 000 pesos y se han retirado 259 licencias a trabajadores por cuenta propias”.

Se han radicado por el Tribunal Provincial de La Habana 504 causas y se han celebrado 501 juicios.  Los principales delitos juzgados son el desacato, la desobediencia, la resistencia, la propagación de epidemia y la actividad económica ilícita.

Por los resultados, los municipios donde más se imponen multas son Centro Habana, La Habana Vieja, San Miguel del Padrón, Marianao y Playa. “Este último municipio logra una eficacia en el enfrentamiento a los delitos”.

Según Llanes Mestres, en lo adelante el sistema de enfrentamiento debe centrarse en la lucha por  garantizar el respeto por el derecho ciudadano, sobre todo en lo vinculado a la producción y comercialización de alimentos y productos de primera necesidad. “Que nadie lucre con le corresponde al pueblo. En ese sentido no habrá tregua. Además, exigir el uso del nasobuco y el cumplimiento de las demás medidas sanitarias”.

Sobre la organización de las colas, dijo que más de 50 coleros han sido procesados.

 

García Zapata: “La principal responsabilidad hoy es de la capital”

Todos los análisis matemáticos anunciaban que, hacia el final de la epidemia, la cola de casos sería en La Habana. Los recientes focos han complejizado aún más el panorama, explicó este lunes el gobernador de La Habana, Reinaldo García Zapata. El dirigente añadió que, en correspondencia con lo declarado por el presidente de la República Miguel Díaz-Canel, la capital es hoy el epicentro de la pandemia en el país.

“No podemos pasar a una próxima etapa hasta que no seamos capaces de controlar la pandemia. Ese es precisamente el reto de quienes vivimos en la Capital. Hacia allá va el análisis del Consejo de Defensa Provincial y todos los días rendimos cuentas al grupo del Consejo de Ministro, de quienes estamos recibiendo apoyo”, argumentó.

En ese camino, se impone reforzar las estrategias de atención y control frente a la COVID-19. Asegurar, desde el punto de vista administrativo, las condiciones de los centros de aislamiento y el esfuerzo del personal de la salud ha sido una prioridad para el Gobierno capitalino.

“Ninguna de las medidas aprobadas por el grupo del Consejo de Ministros y en la ciudad han sido derogadas. Por tanto, resulta una violación grave su incumplimiento”, advirtió García Zapata.

El gobernador de La Habana confirmó que en los análisis realizados se evidencia un relajamiento en la conducta social e institucional en las últimas semanas, a partir de la tendencia decreciente de los casos en el país. En consecuencia, será necesario desarrollar un reforzamiento de las medidas.

“Son medidas para el bien de nuestra gente y para lograr sostener la economía en medio de estas condiciones. No podemos olvidar que los centros que tengan eventos de contagio son centros que tenemos que paralizar, y eso influye en la producción y desarrollo económico”, comentó.

El dirigente habanero añadió que es una responsabilidad de cada cuadro, de cada individuo y de cada colectivo laboral mantener la rigurosidad. “No podemos echar por la borda el esfuerzo de mucha gente que apenas duerme para detectar casos, analizarlos, transportar pacientes y muestras, asegurar condiciones logísticas… Tenemos que corresponderlo, llamarnos a la disciplina y al orden”, dijo.

La actividad por cuenta propia, que fue paralizada, debe mantenerse detenida por ahora. Algunos trabajadores privados han recomenzado sus labores sin estar creadas las condiciones. En esos casos habrá que retirar la licencia. “Se dio el hecho de una cuidadora de niños en Regla que se arrogó el derecho de reiniciar la actividad, eso no puede ser”, apuntó García Zapata.

Además, llamó la atención sobre actividades festivas en viviendas y centros laborales, la ingestión de bebidas alcohólicas en lugares públicos, el uso inadecuado del nasobuco en las calles, el comportamiento inadecuado en las colas y otras indisciplinas sociales.

“El país está haciendo un gran esfuerzo para poner los recursos en las tiendas, a pesar de la subida de precios en el mercado internacional, pero hay que ser responsables en eso espacios”, añadió.

El gobernador de La Habana insistió en la necesidad de no ocultar información durante las pesquisas y reforzar las tareas de control en cada comunidad. “Precisamente, en el caso de Centro Habana se ocultó información. Hubo que adoptar un grupo de medidas disciplinarias con el personal de salud por no recoger los datos por su cuenta, pero en la medida que la gente colabore será mejor”, señaló.

Con el objetivo de incrementar la comunicación con el pueblo, a partir de este martes el Canal Habana sacará un programa televisivo diario, analizando la situación epidemiológica y las indisciplinas sociales detectadas en la capital.

García Zapata convocó a asegurar el distanciamiento social, la responsabilidad laboral e individual y el cumplimiento de las medidas en cada centro de trabajo, como claves para la lucha contra la COVID-19, en esta fase de la pandemia.

“Esta situación no es un juego, es una lucha por la vida, no ha pasado. Por lo tanto, convocamos a nuestro pueblo a cumplir con las medidas orientadas y ganar esta batalla. Necesitamos esa disciplina a la que nos tiene acostumbrado la capital para llegar al abrazo final. La principal responsabilidad hoy es de la capital”, concluyó.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.