Cuba no ha reportado este año ningún contagio por VIH de madre a hijo

A pesar de los desafíos impuestos por la pandemia de la COVID-19, Cuba no ha detenido el programa nacional de lucha contra las ITS y el VIH/Sida.

CAPAC- Por Lisandra Fariñas Acosta/ Tomado de Cubadebate/ Foto: World Health Organization (WHO)/ Facebook.

La isla caribeña mantiene la prevalencia de la infección de VIH más baja de América Latina y el Caribe, y una de las más bajas del hemisferio occidental con un 0,4 % de la población entre 15 a 49 años; y que ha estado entre las más bajas del mundo.

Así lo informó en conferencia de prensa José Juanes Fiol, responsable del monitoreo y evaluación de programa nacional de ITS, VIH y Hepatitis de la Dirección Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), en conferencia de prensa ofrecida en la Unidad de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades, Prosalud.

Hasta el cierre del mes de octubre del presente año—subrayó el especialista—, no se había reportado ninguna transmisión materno-infantil de este virus en el país. Cuba fue el primer país del mundo en alcanzar esta condición en el año 2015, luego de una revisión rigurosa liderada por el Comité Regional de Validación, junto a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas para el VIH (ONU/sida).

Precisó Juanes Fiol que desde el inicio de la epidemia en la isla se acumulan 35 000 personas diagnosticadas con esta enfermedad, de las cuales 28 756 han sobrevivido.

Respecto a los nuevos casos detectados este año, Juanes Fiol precisó que hay una disminución marcada de los mismos. Sin embargo, “no podemos cantar victoria porque debido al confinamiento las personas han acudido menos a saber su estado serológico. El riesgo epidémico se mantiene estable”, sostuvo.

En tiempos de COVID-19: Solidaridad mundial, responsabilidad compartida

Bajo el lema de “solidaridad mundial, responsabilidad compartida”, se celebrará el primero de diciembre, el Día Mundial de Lucha contra el VIH/Sida, que este año estará marcado por la pandemia del nuevo coronavirus.

La COVID-19 nos ha demostrado cómo hay que poner más que nunca en la mesa de los políticos y los gobiernos la reducción de las desigualdades, los temas relacionados con los derechos humanos, la igualdad de género, la progresión social y el crecimiento económico”, señaló Yoire Ferrer, jefe de Departamento de Grupos Vulnerables de Prosalud.

Para Juanes Fiol, es valioso destacar que aún en medio de la crisis generada por la pandemia, en Cuba no se hayan detenido los servicios de salud y se continuara garantizando los antirretrovirales para las personas que viven con VIH.

El especialista destacó las metas 90-90-90 que para este 2020 se ha propuesto Onu-Sida de cara a la epidemia y la primera de las cuales consiste en aumentar al 90 % las personas con VIH que conocen su diagnóstico. El segundo propósito -dijo- es aumentar al 90 % la proporción de personas con tratamientos antirretrovirales, ámbito en el cual Cuba ha cumplido, logrando el indicador, dijo.

La tercera meta, precisó, es aumentar al 90 % la proporción de personas bajo tratamiento con carga viral no detectable. En este indicador, hasta el mes de octubre, el país marchaba al 84% “lo cual debe incidir directamente en que caigan la nuevas infecciones, porque si no hay personas transmitiendo no hay nuevos contagios”, señaló.

Asimismo, Juanes Fiol destacó como una de las acciones de mayor impacto este año “la inclusión de nuevas drogas antirretrovirales de dosis única, lo cual redunda en una mejor adherencia de las personas con VIH.  Alrededor de un 30% de las personas que viven con esta enfermedad en el país ya las están tomando”, dijo. La mortalidad ha disminuido en un 30%, hasta los últimos reportes, añadió.

Adelantó que para el 2021 se impulsará un nuevo proyecto, localizado en los lugares más afectados por la epidemia, que son los 15 municipios cabecera del país, contando la Isla de la Juventud y los 15 municipios de La Habana.

En estos lugares se aplicarán estrategias encaminadas a la realización de pruebas, consultas médicas, determinación de tratamientos, y carga viral de manera rápida en las comunidades, que son elementos que las poblaciones clave demandan.

No confiarse a ninguna edad

Por su parte, la especialista del Centro Nacional de Prevención ITS/VIH-Sida, Myrna Villalón, llamó la atención sobre el hecho de que, como resultado de la terapia antirretroviral, ya las personas viviendo con VIH no fallecen inmediatamente, sino que la epidemia va envejeciendo.

Pero hay que insistir en el autocuidado en este grupo de personas porque ya se van insertando otras patologías y comorbilidades propias de la edad como la diabetes, la hipertensión, las artrosis, y los antirretrovirales no dejan de tener también sus reacciones secundarias”, destacó.

No puede descuidarse la prevención de este grupo de edades, y tener en cuenta que en esta etapa de la vida sí hay sexualidad activa, tanto en hombres como en mujeres, dijo la especialista.

A veces llega una persona a un consultorio o un hospital con una serie de síntomas y en los menos que se piensa es que una persona que tiene 50 años o más, pueda tener VIH. Se valoran procesos hepáticos, renales, cardiovasculares y no que se haya contagiado con este virus. En ocasiones, cuando se manda la prueba, es un poco tarde. Por eso es importante promover que de  la misma manera en que las personas se interesan por saber cómo está su hemoglobina, o glicemia, también se preocupen por conocer cuál es su estado serológico”, reflexionó la experta.

Sobre el abastecimiento de condones en la red de farmacias del país y otros puntos tradicionales, Rafael Pérez de la Iglesia, coordinador nacional de la línea de condones de Prosalud, informó que ha texistido atraso en los planes económicos. A ello se ha sumado la pandemia que obligó a redistribuir recursos financieros para la compra de insumos y equipos, y el endurecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno norteamericano a Cuba.

En estos momentos el Ministerio de Salud Pública se encarga de la contratación de estos recursos, importarlos y distribuirlos. Se está trabajando con los proveedores chinos y otros habituales nuestros para acelerar la entrada y por tanto la distribución de condones en el país. Pero hoy la limitación es real”, dijo.

Agregó que se están adquiriendo una mayor cantidad de condones provenientes de los proyectos de colaboración del Fondo mundial, para distribuirlos por entrega directa y gratuita a grupos vulnerables, con el objetivo de atenuar un poco esta situación y que lleguen a los que más riesgo tienen. “Lo ideal, por supuesto, es que estén disponibles en cantidades suficientes en farmacias y en el resto de los puntos de venta, situación que debe mejorar paulatinamente», dijo.