Ecuador: José Agualsaca, el brazo indígena de la fórmula Arauz-Rabascall

José Agualsaca es un reconocido dirigente indígena ecuatoriano que actualmente se presenta como candidato por el correísmo para la Asamblea Nacional.

CAPAC- Por Carlos Aznárez / Tomado de Resumen Latinoamericano/ Foto: Parlamento Cubano. 

 Agualsaca ha sido protagonista junto con el resto de los hombres y mujeres de los pueblos indígenas de los levantamientos contra el paquetazo del Fondo Monetario Internacional y también contra las detenciones que devinieron en esos días para castigar a los luchadores y luchadoras.

Es por eso, que a pocas horas de la elección trascendental de este domingo 7 de febrero, hablamos con él para interiorizarnos del clima previo a lo que se espera un triunfo de la fórmula Arauz-Rabascal.

-¿Cómo ha visto la campaña que usted ha militado fundaméntame en el seno de las comunidades indígenas?

Nosotros hemos sufrido ataques y traiciones de todo tipo. Hemos sufrido una campaña para intentar detener el regreso del progresismo. No se dio la posibilidad a tiempo para inscribir nuestras candidaturas. Pero logramos articular con la candidatura de Andrés Arauz y Carlos Rabascall, y así recuperar el progresismo con todo el apoyo político del presidente Rafael Correa Delgado. Yo voy como cuarto candidato de la Asamblea General y representante de los pueblos y nacionalidades indígenas de Ecuador. Hemos hecho una campaña sacrificada, con dificultades, pero sin embargo, llegamos a la mayoría de la población indígena para explicar los problemas que está atravesando Ecuador, así como los países de América Latina, la pandemia y además la traición de Lenin Moreno.

-¿Cómo fue recibida su propuesta de volver a todo aquello que desarrolló la Revolución Ciudadana cuando Correa era presidente?

-En ese sentido, el pueblo ha reaccionado positivamente y este jueves acabamos de cerrar la campaña en la capital de la República. Masivamente el pueblo ecuatoriano el día domingo 7 de febrero votará por la única esperanza que tiene Ecuador, la esperanza del acceso a la salud, la esperanza por la tierra, la esperanza por el agua, la esperanza por los créditos, la esperanza por la vivienda y la seguridad, la esperanza de soberanía alimentaria com está definido en la Constitución de 2008 que promulgó Rafael Correa y ahora ha sido dejada de lado por este gobierno que ha implementado políticas del FMI, el achicamiento del Estado. Se pretende privatizar la economía, se han despedido trabajadores, hay un millón de ecuatorianos sin empleo y sin esperanza. Cada día hay más robos, se muere la población por falta de acceso a la salud, aumentaron los suicidios. Hay una inseguridad terrible en el país. Frente a eso, queremos decir que en el Ecuador, este gobierno de traición, de banqueros y de medios de comunicación han acumulado los recursos y presupuestos para si. También los agronegocios y la agroindustria se llevan todo y dañan al pueblo campesino indígena. En ese sentido, se consolida y crece la pobreza. Entonces, la alternativa que proponemos al pueblo es el binomio de Arauz y Rabascall.

-¿Concretamente cuáles son las principales prioridades por las que va a luchar desde la Asamblea?

–Vamos a impulsar un sistema de salud, educación y soberanía alimentaria. Provengo de la militancia de la izquierda, de la juventud comunista, de Revoluciona Ciudadana y estamos trabajando a tiempo completo. Dimos todo y realmente para mi no es dificultoso conocer la realidad de los pueblos indígenas, la realidad de los campesinos, la realidad del pueblo ecuatoriano. Conozco, como dirigente y como activista social, al pueblo y vamos con ese impulso. Vamos en esa dirección el día 7.. Las comunidades indígenas a las que represento estamos organizadas para posicionar al gobierno de Arauz, vamos a defender al pueblo progresista y vamos s defender la atención prioritaria de los sectores más vulnerables, de los campesinos, los indígenas. Esos son los temas generales que estamos manejando. Tenemos perspectiva de poder para manejar la patria y empujar un programa de desarrollo social, una economía solidaria que saque de la pobreza al país. Sabemos que los pequeños y medianos agricultores, pequeños y medianos emprendedores, pequeños y medianos empresarios y los pueblos indígenas somos los que vamos a sacar adelante a Ecuador de esta crisis brutal que padecemos. Sabemos que los banqueros ni siquiera invierten en el país, no hay inversión social, ellos sacaron miles de millones de dólares hacia los paraísos fiscales, tenemos una oligarquía que no da cambios, es conservadora, y no piensa en el ser humano, ni el ser social y menos en la igualdad social.

-Qué planteos van a hacer ustedes para unir al movimiento indígena. Sabemos que durante el gobierno de Rafael Correa hubo dificultades con la COANIE, aunque ahora la CONAIE no apoya al candidato de Packakuti Yaku Pérez.

-Lo importante es que tenemos que ponernos en funciones. La que represento es la primera organización indígena nacida en 1945, desde allí impulsamos la lucha reivindicativa por la revolución agraria, por el tema del agua, por el tema del crédito, luchamos contra los terratenientes, contra los aguaterrientes. Efectivamente el levantamiento de 1990 donde participamos todas las organizaciones, la CONAIE y otras organizaciones fraternas. Nos juntamos y luchamos desde 1996 al 2006 frente a quien gobierna, siempre nos tuvimos que levantar y protestar. Lo gobiernos no nos dan cabida, sin embargo, de 2006 a 2017 hubo estabilidad económica, política, mejoramiento fundamentalmente de todo el pueblo. En ese sentido consideramos que lo más importante para los pueblos indígenas es la construcción del estado multicultural y plurinacional como está en el artículo 1 de la Constitución. En el artículo 57 está el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, negros y diversidades del país. Lo mismo que en el 281 y 282 está el tema de la soberanía alimentaria, de la distribución de las riquezas. Lo importante de la revolución agraria es la tierra y el agua. Y con ese se consolidaría la soberanía alimentaria. En el movimiento indígena hay ideológicamente dos vías, una el movimiento indígena étnico que lucha por los pueblos campesinos, mientras la otra es un movimiento indígena de clase, donde yo milito y esos siempre hemos luchado contra los terratenientes, contra los banqueros, y actualmente enfrentamos a los agroindustriales, los capitalistas y el modelo neoliberal. O sea, nosotros desde el movimiento indígena de clase, al que represento, luchamos para la transformación del estado. Transformación de la sociedad y el mejoramiento de la calidad de vida de los ecuatorianos. Tenemos que dialogar con las organizaciones y luchar por objetivos comunes como dice la Constitución, en la construcción de un estado intercultural y plurinacional. La atención del tema de los pueblos indígenas y también la reivindicación agraria es fundamental.

-Usted también está ALBA Movimiento en Ecuador, ¿cómo será el accionar del gobierno de Arauz y Rabascall de cara a América Latina y también frente a las relaciones difíciles que hay siempre con Estados Unidos?

-Desde el binomio Arauz-Rabascall estamos de acuerdo que tenemos que impulsar la unidad latinoamericana, hay que recuperar la construcción del poder de América Latina, la integración que dejó con sus pensamientos y lucha el Che, Fidel, Lula, la compañera Cristina, el comandante Hugo Chávez, el compañero Daniel Ortega y Rafael Correa, en función de la integración nacional y latinoaméricana. Tiene que volver la construcción de la CELAC, impulsar más ALBA Movimientos, también la propuesta del comandante Hugo Chávez para los gobiernos latinoamericanos de la construcción de un Banco latinoamericano, que ya no dependamos del FMI, ni del Banco Mundial ni de Estados Unidos, ni de cualquier imperio. No podemos depender, lo importante es la construcción de la unidad económica, unidad política y unidad social de los pueblos.