Cuba en Datos: COVID-19 después del pico epidémico

Las estadísticas de la evolución de la Covid-19 en Cuba a 80 días de declarado el primer caso en el país.

CAPAC- Por Edilberto Carmona Tamayo y Lisandra Fariñas Acosta/ Tomado de Cubadebate.

El pasado 11 de marzo será un día recordado como el momento en el que la Organización Mundial de la Salud declaraba como pandemia el brote epidémico del nuevo coronavirus originado en la ciudad China de Wuhan. Ese mismo día, Cuba reportaba sus primeros tres casos positivos a la COVID-19, la enfermedad causada por el SARS-CoV-2.

Desde entonces a la fecha han pasado 80 días, casi tres meses en los que los cubanos y cubanas han tenido que aprender, apresuradamente, a lidiar con un enemigo muchas veces oculto y extremadamente peligroso. En números totales se acumulan 2 025 contagiados, y un cúmulo de historias que no podemos contabilizar; sino esforzarnos en que se narren algún día.

En este periodo, millones de personas en el país, de oriente a occidente, y más allá, han convertido en hábito intocable la conferencia de prensa donde cada mañana vemos subir o bajar números. Las cifras que traducen al país una realidad de casos positivos, contactos, sospechosos, ingresados, graves, críticos, y lamentablemente, muertos.

La pandemia que comenzó en el otro extremo del mundo ha dejado un doloroso saldo, también en este lado del Atlántico. Hipoclorito, desinfección, distanciamiento, nasobuco se convirtieron en vocablos comunes, para muchos.

Verdades conocidas, pero de tan asumidas podría decirse que poco visibilizadas, volvieron a recordarnos la importancia de contar con un sistema de salud único, universal y gratuito, y una industria biotecnológica y biofarmacéutica orientada en primer lugar al bienestar de la población.

Pero, a estas alturas- luego de constatar las mejores experiencias y mayores errores de diversas naciones en el manejo de la crisis- la lección de precaver, no caer en excesos de confianza, aprender y aprehender la percepción de riesgo como el mejor salvavidas, debería ser credo de todos.

Ochenta días después, el peligro no se ha ido. Su magnitud dependerá en todo caso, del cumplimiento de las medidas traducidas en hábitos y disciplina. Ochenta días después no debería tener que convocarse al sentido común, pero se precisa.

Cubadebate vuelve a compartir con sus lectores, en cifras, los principales indicadores de esta pandemia en el territorio nacional, fundamentalmente luego del llamado pico epidémico, a donde no sería prudente regresar.

(*) Todos los datos utilizados son hasta el cierre del 29 de mayo de 2020, según los partes ofrecidos por el Ministerio de Salud Pública.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.