Cuba denuncia en Naciones Unidas silencio cómplice de Estados Unidos sobre atentado a Embajada cubana

La representante permanente de Cuba ante Naciones Unidas condenó el acto de terrorismo perpetrado contra la Embajada cubana en Washington y el silencio de las autoridades estadounidenses.

CAPAC- Tomado de Resumen Latinoamericano Cuba/ Foto: SANA/ Archivo.

La representante permanente alterna de Cuba en las Naciones Unidas (ONU), Ana Silvia Rodríguez,dirigió este viernes una carta al presidente de la Asamblea General de ese organismo, Tijjani Muhammad-Bande, en la que condena el ataque terrorista contra la Embajada de la Isla en Washington, y señala que el silencio cómplice del Gobierno de Estados Unidos sobre ese suceso alienta la ejecución de acciones similares.

El pasado 30 de abril un individuo abrió fuego contra la representación diplomática de la nación caribeña en la capital estadounidense, poniendo en peligro las vidas y la seguridad del personal de la Misión y sus familiares, además de causar daños materiales al inmueble.

Casi un mes después, el Gobierno norteamericano ha optado por no condenar y no rechazar este grave ataque terrorista, significó Rodríguez en la misiva, y destacó que esta actitud incita a individuos y grupos violentos que existen en ese territorio, a cometer otros actos de la misma naturaleza.

La diplomática enfatizó en que hasta el momento el Departamento de Estado no ha emitido una declaración pública oficial, y que su reacción con el Gobierno cubano se procesó por vía diplomática casi cinco días después del evento.

Denunció que la administración estadounidense incumplió su obligación de prevenir este ataque, del cual había señales, pues Alexander Alazo, el perpetrador, planificó el atentado con suficiente tiempo e incluso dos semanas antes visitó el lugar de los hechos con fines de exploración.

La representante permanente alterna de Cuba en la ONU dijo que esa agresión terrorista es “resultado directo de la política y del discurso agresivo y de odio del Gobierno de Estados Unidos contra la nación caribeña, y de la permanente instigación a la violencia de políticos estadounidenses, incluidos altos funcionarios del Departamento de Estado y la Embajada estadounidense en La Habana; así como de grupos extremistas anticubanos que han hecho de este tipo de ataques su medio de vida”.

Teniendo en cuenta que la Asamblea General ha reiterado en múltiples ocasiones su rotundo e inequívoco rechazo al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, independientemente de quién lo cometa, y de dónde y con qué propósitos, Rodríguez solicitó al Presidente de la Asamblea General que emitiera una declaración de condena al hecho.

Insistió en que el ataque a la sede diplomática de la Isla es un incidente grave, que se une al historial de actos violentos y hostiles, incluidos actos terroristas contra funcionarios diplomáticos cubanos designados en Estados Unidos. Advirtió, además, que los grupos e individuos que han cometido en el pasado esos actos continúan operando y han operado con impunidad en territorio estadounidense por años. 

El Presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, también denunció hoy que el silencio del Gobierno de Estados Unidos sobre la agresión a la Embajada en Washington, evidencia su complicidad en los hechos.

En su cuenta de Twitter el mandatario recordó que, a punto de cumplirse un mes de ese ataque terrorista, el silencio de la administración imperial equivale a complicidad. “Detrás de Alazo Baró hay grupos y financiamientos al terrorismo no procesados, pese a denuncia de Cuba”, añadió el jefe de Estado.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.