Se nos fue el Diego, el indomable Maradona

El periodista cubano y actual embajador en Argentina, Pedro Prada, comparte esta reflexión sobre el fallecimiento de Diego Armando Maradona que, como el Che, también se asumió cubano.

CAPAC – por Pedro Prada / tomado de El Cubano Libre

La noticia nos dejó atónitos a los cubanos, que conmemorábamos el cuarto aniversario de la desaparición física del líder histórico de la revolución cubana y la permanencia de sus ideas: Fidel se nos fue invicto el 25 de noviembre de 2016, a los noventa años de edad y a los sesenta de aquella aventura del siglo –al decir del Che Guevara- que los trajo a Cuba desde México a él y a otros 81 valientes, para reiniciar la lucha por la definitiva independencia nacional. Este 25 de noviembre de 2020 Diego Armando Maradona, el pobre hijo provinciano de la Argentina, que a fuerza de goles y gambetas de una pierna indomablemente zurda ascendió al Olimpo, decidió reunirse con su amigo Fidel.

Abundan las loas y los homenajes. Casi siempre se asocia a Diego con su refugio en Cuba cuando enfermo, decide recluirse en la isla para tratar con tranquilidad sus males. Casi nadie habla de que el gol divino de 1986 fue el que nos lo trajo para coronarlo como Mejor Deportista de Latinoamérica ese mismo año, momento en que volcó todo lo humano que llevaba adentro para entender y amar a nuestro pueblo en sus alegrías y angustias, para descubrir y querer al Gigante de Verde Olivo, que otros demonizaban. Por eso lo quisimos. Por eso nos duele su partida.

Uno de los panegiristas de esta ocasión, después de idealizarlo como deportista, ha escrito: “…sus visitas a Fidel Castro y Hugo Chávez tendrán el sabor amargo de la derrota…”, y uno se pregunta: ¿derrota de quién? ¿Tan incómodas le resultaban sus ideas y opciones diferentes al sistema que lo absorbió, lo trituró hasta dejarlo maltrecho y lo escupió luego?

Sospecho que un Diego dócil, acogido a los millones que facturaban sus goles, a sus propiedades y a una vida de socialité no les sabría a derrota. Un Diego neoliberal y no antisistema. Un Diego al que no le importara el destino de Nuestra América y no aquel otro Diego de la Cumbre de Mar del Plata, en 2005, respaldando la dignidad de su presidente Néstor Kirchner y clamando con Hugo Chávez ante un estadio frenético en Mar del Plata: “ALCA, ALCA, ¡AL CARAJO!”

Un Diego universal y no globalizado, que denunció el bloqueo, los ataques terroristas y la subversión de Estados Unidos contra Cuba; un Diego que apoyó sin cortapisas a la revolución bolivariana, que denunció la guerra contra ese país; un Diego que respaldó al Partido de los Trabajadores de Brasil, a Lula y a Dilma; que condenó los golpes de Estado en Honduras, Paraguay, Ecuador y Bolivia. Ese Diego fue sin dudas un grave problema y una gran derrota para la maquinaria fabricante de estrellas.

Al sistema experto en fabricar mitos y endiosar seres humanos para hacerlos inaccesibles como ejemplos, no le interesaba en lo más mínimo ese Maradona humano que era, a la vez, un atleta sublime y un pecador, un redimido y un leal, que nunca olvidó su pobre cuna de Fiorito, ni el potrero donde pateó descalzo balones recosidos; que prefirió siempre el coro ensordecedor de las multitudes a los salones refinados del Jet Set.

El sistema y sus adláteres no le perdonaron nunca esa subversiva e irreverente conjunción de que en el hombro de volear la pelota o evadir al contrario, estuviera tatuado su compatriota Che Guevara –otro rebelde incómodo-, y que su bendita pantorrilla izquierda, que tantos goles anotó, llevara marcado el rostro de Fidel.

Dicen solo, como una disculpa, que fue a tratarse a Cuba su adicción a las drogas, como si la isla hubiera sido únicamente una cama de hospital en su vida. No saben cuánto se equivocan. Y aunque solo así hubiera sido, tampoco tendrían razón. No se debe perder de vista que a esas dolencias fue empujado por los mismos que lo atacaron, que le negaron la atención requerida cuando más lo necesitaba, y hoy lo endiosan. Fue a todos esos a los que desafió sin miedo y ahora se la cobran. Por eso me quedo con los que me mandaron este mensaje: “Gracias Cuba por cuidarnos al Diego”.

Me ha dicho un gran amigo argentino que por todo esto Diego resume como pocos el alma nacional, y que por eso une al país. Basta ver la interminable fila de gente que se lanzó desde ayer a las calles y hoy desfila por la Casa Rosada donde su cuerpo reposa en el centro de la arquería principal de la Argentina. Por como visten y calzan, y por la forma humilde y sentida como hablan, se ve que son sus verdaderos hinchas, sus fieles plebeyos, de cualquier color. Le devuelven amor. Como a Fidel hace cuatro años, son los verdaderos agradecidos los que lo acompañan.

Sí, las visitas de Maradona a Fidel y Chávez, como los goles contra Inglaterra y los desplantes a la FIFA seguirán siendo derrotas, pero nunca de Diego. Son las otras Copas doradas que alzó el Pibe, el Pelusa, el Barrilete Cósmico, el D10S, para que nuevos muchachos vestidos con la camiseta albiceleste no solo peguen goles asombrosos, sino que sientan ante todo el orgullo de lo que son y no quieran parecerse a nadie que no sea a su Patria Grande.

One thought on “Se nos fue el Diego, el indomable Maradona

  • 29/11/2020 at 10:35 am
    Permalink

    Maradona y todos los seres humanos que sientan, piensen, digan y actúen en coherencia con valentía y dignidad en defensa de la vida, del amor, de la verdad como el CHE, FIDEL, MÁNDELA y millones más, siempre serán satanizados, vilipendiados, desacreditados, porque el sistema capitalista les temen pues representan la verdad innegable de la fuerza por la verdad y la justicia contra la cual jamás triunfarán.

    Reply

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.