El COVID como pretexto para atacar a Cuba

El pasado 11 de julio una cadena de manifestaciones contra el Gobierno de Cuba ocupó la actualidad informativa. ¿Cómo se inicia? ¿Qué razones las explican? Desde el inicio de su revolución Cuba sufre las agresiones y embestidas de Estados Unidos. La pandemia de COVID se utiliza como pretexto para una intervención humanitaria para asaltar la isla.

CAPAC – Por Pascual Serrano / Tomado de Sputnik / Foto: Adriano Machado/ Reuters.

El pasado domingo 11 de julio Cuba protagonizó los informativos mundiales con unas manifestaciones callejeras de protesta contra el Gobierno. Las noticias presentaron la información como un levantamiento popular frente al «colapso sanitario» que ha tenido lugar en la isla consecuencia de un rebrote de contagios de COVID sumado a una grave situación económica del país.

Al mismo tiempo se inició entre la población, en redes y medios una campaña de ayuda con el eslogan ‘SOS Cuba’ que debería ejecutarse mediante una intervención humanitaria o un corredor humanitario.

Pasemos a analizar con detalle el origen y motivación de las manifestaciones, los métodos utilizados para su difusión, la realidad de la situación sanitaria y económica de Cuba, lo que suponen esas propuestas de «ayuda humanitaria» y el modo en que ha reaccionado el gobierno y el pueblo cubano.

Origen de los disturbios

El origen de los disturbios se encuentra en la ciudad de San Antonio de los Baños, de apenas 50.000 habitantes y a 30 kilómetros de La Habana, y el detonante ha sido unos problemas en el fluido eléctrico que había provocado varios apagones en esa ciudad y en numerosos puntos del país desde hacía varios días. Según la empresa eléctrica cubana, las «afectaciones al servicio eléctrico» se debían a «las limitaciones tecnológicas en los bloques de generación térmica, unido a las unidades que se encuentran en mantenimiento, las averías ocurridas en las últimas horas y las limitaciones para la distribución de combustible a los grupos electrógenos de la generación distribuida».

En la situación actual de Cuba han coincidido tres elementos que han hecho que se viva un momento de especial dureza:
 

  • Una pandemia de COVID que ha requerido un gran esfuerzo en asistencia sanitaria tanto preventiva como de tratamiento para los enfermos.
  • Un impacto en la economía cubana mayor que en el resto del mundo porque ha afectado uno de sus principales ingresos de divisas, el turismo. En países como España sabemos bien qué es eso.
  • La agudización de medidas de bloqueo contra Cuba por parte de Trump que Obama había relajado y que Biden todavía está manteniendo. Se contabilizaron hasta 240 nuevas medidas de bloqueo, entre ellas la suspensión de prácticamente todos los viajes permitidos desde Estados Unidos a la isla, se limitó el envío de remesas de los emigrantes y se limitó también la importación de combustibles, imprescindibles para mantener el suministro eléctrico.

De esos tres elementos se han magnificado desde los medios los dos primeros hablando de colapso por el COVID y el desastre económico, mientras se ha silenciado el tercero. Por ello, vamos a centrarnos en valorar los primeros.

Situación COVID en Cuba

Cuba terminó la semana pasada con 6.923 nuevos casos de COVID-19 y 47 personas fallecidas notificadas en 24 horas, las cifras máximas diarias registradas al cumplirse el domingo 16 meses de la confirmación de los primeros contagios en la isla. En total, en el país caribeño se han diagnosticado 238.491 infectados con el coronavirus que ha provocado la muerte de 1.537 personas.

Todo eso le lleva a la agencia EFE a titular con este alarmismo: Cuba reporta un récord de casos de COVID-19 y muertes por tercer día consecutivo. Pero los datos hay que valorarlos en referencia a la población y compararlos con el resto de los países. La mortalidad cubana por COVID por cada millón de habitantes según datosmacro.com era el 12 de julio de 139,32. Se trata de una de las cifras más bajas del mundo mientras, en España es de 1.709,77 (doce veces más); en Estados Unidos de 1.849,23; Brasil llega a 2.542,19 (18 veces más). Los contagiados por cada 100.000 habitantes, la famosa IA a 15 días que se mide para conocer el momento actual de incidencia es el 12 de julio en Cuba de 529,15. Ese mismo día el Reino Unido tiene 600,67 y Colombia 681,73.