Desarrolla Cuba diagnosticador nacional de la COVID-19

En apenas seis semanas, el Centro de Inmunoensayo (CIE) en Cuba logró desarrollar un novedoso sistema para el diagnóstico de la COVID-19, basado en la tecnología SUMA (Sistema Ultramicroanalítico).

CAPAC- Tomado de Resumen Latinoamericano Cuba/ Foto de portada:  Vitaliy Ankov/ Sputnik.

Umelisa SARS-CoV-2 IgG es el nombre del diagnosticador obtenido por un colectivo de investigadores de la mencionada entidad perteneciente al grupo empresarial BioCubaFarma, el cual es capaz de mostrar indicadores favorables de sensibilidad y especificidad ante la presencia de la enfermedad.

La directora del CIE, Máster en Ciencias Niurka Margarita Carlos Pias, explicó al diario Granma, que esa tecnología puede detectar anticuerpos del tipo IgG (el más común en el organismo, el cual brinda protección contra las infecciones bacterianas y víricas) en muestras de suero o plasma. Para ello-detalló- emplea péptidos sintéticos de regiones inmunodominantes del virus ( son segmentos de las proteínas del virus sobre los cuales se desarrolla la respuesta inmune de la persona infectada).

Esos fragmentos -precisó la especialista- fueron sintetizados por científicos del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) con quienes trabajaron de conjunto para el desarrollo de la prueba diagnóstica.

Los ensayos tipo ELISA (Enzyme-Linked Immuno Sorbent Assay: ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas) se basan en la reacción antígeno-anticuerpo y simula en el laboratorio lo que ocurre dentro del organismo humano al amplificar la reacción debido a la presencia de una enzima específica. 

El aporte cubano a esta técnica está en su realización con la tecnología SUMA, a través del uso de pequeños volúmenes de reactivos y muestras.

El nuevo ensayo utiliza plasma, por tanto -destaca Granma– requiere una extracción de sangre y demora alrededor de dos horas para la obtención del resultado, el cual se valida, procesa y expresa de manera automatizada.

Es de suma importancia para el país poder contar con una prueba cubana con soberanía tecnológica, que disminuye los costos”, expresó Carlos Pias y agregó que puede realizarse en la amplia red de laboratorios, constituida por alrededor de 232 centros, que emplean tecnología SUMA en toda la nación.

El novedoso sistema tiene la ventaja de poder aplicarse en pesquisajes masivos para detectar la COVID-19, unido a los resultados de otras pruebas de laboratorio, además de poder emprender estudios epidemiológicos dirigidos a conocer el grado de exposición al virus de determinado grupo poblacional.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.