La economía cubana no se dolariza, afirma experta en Finanzas Internacionales

Las nuevas medidas anunciadas por el gobierno cubano no deben verse como un fenómeno de dolarización de la economía pues no es ese el objetivo, afirmó en esta capital la Doctora Gladys Cecilia Hernández Pedraza, jefa del departamento de Finanzas Internacionales del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM).

Tomado de Agencia Cubana de Noticias (ACN) / Foto de portada: Omara García Mederos / ACN.

El propósito es, en un momento de tensiones como el que afronta el país, recuperar parte de ese financiamiento en divisa fuerte que una parte de la población posee, a través de esquemas de estímulo, dijo la experta al ser entrevistada por la Agencia Cubana de Noticias.

En Cuba muchas personas reciben remesas, realizan actividades legales como el arrendamiento y otras tantas concebidas en el desarrollo del trabajo por cuenta propia en sentido general, ejemplificó la especialista.

Según Hernández Pedraza, el hecho de que actualmente se genere una política monetaria en la que se intente recuperar esa divisa fuerte forma parte del arsenal de mecanismos financieros que cualquier economía puede disponer, sobre todo en condiciones específicas como las que enfrenta la mayor de las Antillas.

La dolarización de la economía la aplican países que siguen los dictámenes del dólar, como lo hizo Ecuador en un momento en que eliminó totalmente su política monetaria, dejó de emitir en su moneda nacional, recurrió a una serie de medidas para sentirse atado al dólar y que le dieran preeminencia en su economía-, subrayó la investigadora del CIEM.

Esa dolarización formó parte de una política neoliberal que aplicó Ecuador y no pienso que Cuba esté pensando en una alternativa semejante, pues la mayor parte de las veces que se ha utilizado el dólar ha sido en favor del desarrollo del país y para enfrentar determinados momentos de la coyuntura internacional, muy negativos, pero jamás se ha pensado en eliminar el sistema monetario cubano, acotó.

Cuando usted dolariza una economía, por ejemplo, la moneda que se utiliza –el dólar- no es emitida por el gobierno, sino por la Reserva Federal , o sea que usted pasa automáticamente a regirse por la política de los Estados Unidos, aunque sea otro país, esclareció la experta.

Esta es una decisión muy cuestionada y no pienso que Cuba vaya por ese camino, pues no es el objetivo ni está en correspondencia con los principios de la Revolución, sentenció la Doctora Hernández Pedraza.

Está claro que el objetivo final del país, pensando en un futuro cercano, a mediano plazo, es estabilizar su moneda, eliminar la dualidad monetaria y que no sean necesarios dichos mecanismos, opinó.

La jefa del departamento de Finanzas Internacionales del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial añadió que ello permitirá, además, contrarrestar tendencias internas de la economía que pueden ser ilícitas –la importación con carácter comercial por personas naturales no está permitida, según regulaciones de la Aduana General de la República.

En su opinión, considera necesario crear estrategias para que sea el Estado quien recaude por este concepto, o que parte de los ingresos se puedan redistribuir a toda la población como siempre se ha hecho en el país, señaló.

Recordó que algún momento Cuba utilizó las monedas extranjeras en función de su desarrollo y después recurrió a otros mecanismos monetario-financieros que le eran más cercanos, como fue la aparición del CUC (peso cubano convertible).

Como parte de un paquete de medidas para enfrentar la situación económica, el pasado 15 de octubre el gobierno cubano anunció la posibilidad de que las personas naturales importen determinados productos a través de empresas estatales, y la autorización de la compra de electrodomésticos, partes y piezas de carros y otras mercancías en divisas convertibles, en más de 70 tiendas habilitadas al efecto y mediante tarjetas magnéticas.

El dinero que está saliendo para adquirir esos productos se estima en cifras significativas, y debemos captarlo como fuente de divisas para reaprovisionar nuestra industria, las cadenas de tiendas, en fin, nuestro mercado, señaló ese día en la Mesa Redonda Informativa de la televisión Salvador Valdés Mesa, Vicepresidente de la República.

Otro factor presente, dijo entonces, es el recrudecimiento del bloqueo por el gobierno estadounidense, que ha limitado las remesas con el ánimo de dañar al país, en particular a las familias cubanas, y que también afecta al sector no estatal.

La actual administración estadounidense ha intensificado a la vez el cerco financiero para impedir las transacciones de Cuba en sus cobros y pagos en el exterior, advirtió Valdés Mesa al explicar que todos estos factores han motivado que la mayor de las Antillas no disponga de los financiamientos suficientes para importar las materias primas destinadas a la industria, y para que nuestras cadenas abastezcan el mercado.

 

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.