Fracasa intento de generar Golpe Suave en la Habana

La defensa del movimiento que no mueve a nadie, que usurpó el nombre de un barrio de gente humilde, San Isidro, barriada que conoce bien lo que es el capitalismo porque lo sufrieron duro en carne propia sus habitantes, no era la razón de la protesta, en verdad poco le importaban Denis Solís y compañía.

CAPAC- Por Raúl Antonio Capote/ Tomado de Resumen Latinoamericano Cuba/ Foto: Foto de portada: MSI/ Facebook.

Después de finalizado en la noche del sábado el programa especial de la Televisión Cubana, donde se presentaron pruebas y elementos que mostraban la verdadera naturaleza de los acontecimientos ocurridos en La Habana en días recientes, algunos de los implicados mostraron en las redes sociales la verdadera naturaleza de sus intenciones.

La defensa del movimiento que no mueve a nadie, que usurpó el nombre de un barrio de gente humilde, San Isidro, barriada que conoce bien lo que es el capitalismo porque lo sufrieron duro en carne propia sus habitantes, no era la razón de la protesta, en verdad poco le importaban Denis Solís y compañía.

A esas personas que derramaron en las redes sociales su odio, sus ataques contra los artistas que se entrevistaron el viernes en la noche con el vice ministro de cultura, Fernando Rojas, en la propia sede de ese ministerio, no les interesaba el diálogo, mucho menos la vida de nadie, minutos después de la comparecencia televisiva Rojas, se quitaron la careta.

Lo que realmente querían era promover el caos, generar un choque con las autoridades, son personas que sueñan con restaurar el capitalismo en Cuba, gente que sin la Revolución no serían nadie y que con alma servil añoran las cadenas.

Desde el primer momento quedó claro para todo el mundo que las intenciones del autodenominado Movimiento de San Isidro, se inscriben en la estrategia de Golpe Suave plateada por Gene Sharp en su libro sobre cómo acabar con una «dictadura».

También estaba claro, que como dice el manual de las Revoluciones de Colores, capitalizar el descontento de un sector y redirigirlo a una protesta contra el gobierno, incentivando motivos, contradicciones y errores institucionales, era parte del plan de los organizadores desde Washington, quienes no ocultaron en ningún momento su complicidad.

Por qué fracasa este nuevo intento de desencadenar una situación sin retorno, como lograron hacer en el Maidán de Kiev, porque como dijo con toda claridad nuestro presidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez “Quienes diseñaron la farsa de San Isidro se equivocaron de país, se equivocaron de historia y se equivocaron de cuerpos armados”

No comprender bien el punto número uno del Manual de Golpe Suave de la CIA, les ha llevado a la derrota más de una vez y en más de un lugar, Venezuela y Cuba, son ejemplo de la consecuencia de esa ignorancia.

El punto primero del Manual recomienda reconocer bien “la naturaleza del poder” para poder derribarlo, sin dudas los señores de Washington, sus mercenarios en Cuba y los que hicieron como la gatica de María Ramos y tiraron la piedra escondiendo la mano, ignoran la naturaleza del poder en Cuba.

Cuándo una Revolución es auténtica y cuenta con el respaldo decidido de los mejores hijos del pueblo, cuenta con el apoyo mayoritario de sus obreros, campesinos, intelectuales, artistas, maestros, estudiantes, es imposible que tenga éxito un golpe de este tipo.

Esperemos que aprendan de una vez la lección, con la Revolución Cubana no se juega.