En tiempos de coronavirus, Cuba respalda a sus trabajadores

Ante la pandemia de Covid-19 y la necesidad de priorizar aquellos trabajos indispensables para el funcionamiento de la sociedad, Cuba ha tomado 35 medidas tomadas para asegurar la protección laboral, salarial, y para atender a las personas más vulnerables

CAPAC- Tomado de Resumen Latinoamericano Cuba/ Foto: Reuters.

Este pasado lunes Cuba cumplió dos meses desde que se reportaron los primeros casos de COVID-19. Desde aquel momento hasta hoy, la Isla ha luchado una batalla contra la enfermedad, que se sostiene sobre dos pilares fundamentales: un servicio de salud de calidad, actualizado y gratuito y la certeza absoluta de que nadie debe quedar atrás.

En línea con el último principio, la Ministra de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó Cabrera, confirmó las 35 medidas tomadas para asegurar la protección laboral, salarial, y para atender a las personas más vulnerables. “Las mismas abarcan a trabajadores estatales y no estatales y van dirigidas a mantener la actividad económica en medio de este escenario, contribuir al aislamiento social y proteger los ingresos de los trabajadores en la medida de lo posible”, apuntó.

La titular del campo recordó que, como política de estado, en medio de la actual crisis, se potenció el trabajo a distancia y el teletrabajo; se defendió el cambio de labor ante las interrupciones laborales y se aseguró la protección a las madres trabajadoras ante la suspensión del curso docente.

En lo relativo a la protección salarial, la ministra explicó que se aplica ante determinadas circunstancias en el que el trabajador no se encuentra laborando. “Este es el caso de las interrupciones u otras medidas especiales como las orientadas en este momento”, amplió.

Sobre este propio tema dijo que la garantía salarial la paga la entidad ante determinada circunstancia cuando el trabajador no está laborando. “No se puede devengar lo mismo cuando uno trabaja a cuando uno no lo hace, independientemente de la causa que sea”.

Se dio a conocer que, de los tres millones de trabajadores del sector estatal, el 58% permanecen laborando en las entidades. De ellos, el 74% pertenece al sector empresarial mientras que el 26% corresponde al sector presupuestado.

“Estas cifras respaldan el principio de que no se detuviera la producción y que solo recesaran los que no fueran imprescindibles”.

Feitó Cabrera comentó que más de 39 mil trabajadores declarados interruptos han sido reubicados en actividades como la producción de alimentos, centros de aislamiento, para cubrir plazas vacantes del sistema de salud pública, se han vinculado a la pesquisa o a la atención a personas vulnerables, adultos mayores solos y personas con discapacidad.

La Ministra reconoció que la principal insatisfacción se presenta en el sector empresarial que no aplica la escala del sector presupuestado. “Sabemos que no es lo mismo el 60% del salario de la escala de las empresas, que esta cifra entre los presupuestados que el año pasado recibieron un incremento salarial. Este sector fue beneficiado con este aumento porque como expresara nuestro presidente agrupa a las principales conquistas de la Revolución y durante muchos años no recibió ningún incremento. Esta nueva escala se aplicará en el sector empresarial en la medida que las condiciones lo permitan”.

Marta Elena Feitó Cabrera reiteró que, a pesar del impacto de la pandemia y sus consecuencias, se aprobó mantener el pago por resultados, suprimiendo el requisito del crecimiento de las utilidades después de impuesto. También se eliminó la obligación del cumplimiento de las utilidades para aquellos que devengan en CUC.

En el sector no estatal también se han tomado varias medidas para respaldar a sus trabajadores.

Lo primero que se hizo fue adecuar el servicio a las actuales condiciones. Ejemplo de ellos es que tanto los arrendadores de casas como los que prestan servicios de bar pueden vender comida para llevar. Hay otro grupo de cuentapropistas que reajustaron su actividad y realizan producción para enfrentar la COVID-19 con excelentes resultados”, destacó.

Por su parte, se añadió una causal nueva para aquellos TCP que no pudieron continuar ejerciendo su actividad y se flexibilizó el pago de tributos. Además, trabajadores interruptos de este sector se han sumado a labores de enfrentamiento al virus al quedarse sin labor. “Un ejemplo de estos son los trabajadores del turismo que se han sumado a varias tareas”.

La Ministra de Trabajo y Seguridad Social concluyó que la Isla está elaborando una estrategia económica para la nueva etapa post coronavirus que tendrá en cuenta las experiencias adquiridas en este periodo y que, una vez más, se organizará sobre las ideas de apoyar a la mayor cantidad de trabajadores afectados.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.