El virus del lawfare en el Brasil de Bolsonaro y en la Argentina que dejó Macri

Brasil, bajo el desgobierno total de Bolsonaro, estaba al comienzo de la pandemia a mediados de marzo, con la misma cantidad de personas infectadas que Argentina y en 2 meses se convirtió en el cuarto país más afectado por el covid-19 en el planeta.

CAPAC – Por Helena Iono, corresponsal – Tomado de Patria Latina

Como dijo el ex presidente Lula al conceder una entrevista al periodista Alejandro Bercovich en el programa “Brotes Verdes” del canal de televisión C5N en Argentina, con una gran audiencia en el país y en las redes sociales, la administración del gobierno de Alberto Fernández es un referente en la región en la lucha contra coronavirus: con una marcada presencia del Estado y la priorización de las vidas humanas frente a los efectos de la pandemia en la economía. “Creo que el presidente Alberto Fernández está 100% correcto cuando dice que la economía se puede recuperar, pero una vida no se recupera. Es un presidente electo para cuidar a la gente”.

Lula ayuda a resaltar la diferencia diametral entre el desempeño irresponsable de Bolsonaro y el del gobierno argentino. Alberto Fernández junto con Cristina Kirchner lograron componer un Frente de Todos, uniendo sectores de la pequeña y mediana industria y el comercio con movimientos populares y sindicales, atrayendo a varios sectores de la oposición en un Frente anti-pandémico. Bolsonaro es lo contrario; dejó “el país totalmente fuera de control; es un barco sin rumbo”. “De la misma manera que Bolsonaro convirtió al Mercosur, Unasur, Celac en enemigos, transformó a los gobernadores en enemigos”. “El papel del presidente es ser el director de la orquesta. No está obligado a saber tocar todos los instrumentos de la orquesta, pero está obligado a entender de música”. “Bolsonaro no habla con nadie. Habla con los milicianos, haciendo provocaciones. La aprobación de los ciudadanos para con el presidente Alberto Fernández alcanza el 79% contra el 13%. La continuidad de la cuarentena es aceptada en un 70%, aunque en un 77% la economía los afecta (según el investigador de opinión pública, Raul Timerman).

Si Macri hubiera ganado las elecciones de diciembre de 2019, uno puede imaginar que el coronavirus ahora estaría matando a argentinos en la misma proporción de la catástrofe del pueblo brasileño. Si hoy el covid-19 comienza a proliferar en las comunidades pobres de la capital de Buenos Aires (durante años bajo la administración de “Cambiemos”), como en la conocida Villa-31, esto no pone en duda la necesidad de cuarentena, pero hace visible la perversidad del capitalismo, sus condiciones infrahumanas, viviendas precarias sin saneamiento básico para las clases marginadas, que impiden la aplicación del aislamiento social. Los trabajadores domésticos y los trabajadores de servicios que se encuentran forzados a viajar en autobús y trabajar para empleadores en los barrios ricos más contaminados, han llevado el virus a las áreas pequeñas y precarias de sus viviendas superpobladas. Los planes de bonificación de emergencia (IFE) contra el coronavirus se vuelven paliativos insuficientes; El problema son los problemas de infraestructura de la supervivencia.

Este es un gran desafío para los gobiernos populares: luchar con rapidez, con las armas del Estado, en una guerra contra el coronavirus, sobre las ruinas y las herencias del neoliberalismo, para defender vidas con Políticas Públicas; “Defender a los trabajadores que son el sostén del capitalismo, más que el capital mismo; El ESTADO debe ser fuerte, debe tener mecanismos para tomar decisiones”, como dijo el ex–presidente Lula. La tan atacada Venezuela bolivariana, debido al bloqueo económico y la infodemia promovida por los EE. UU., y sus mercenarios invasores, ya ha construido 3 millones de casas populares a través de la “Gran Misión Viviendas” con las manos del Estado, con la ayuda de China, desde Hugo Chávez.

Cuando termino este artículo, surgen noticias de que Alberto Fernández anuncia el programa de vivienda “Argentina Construye”: “El coronavirus reveló que no habíamos sido de gran ayuda en el pasado. Esta es una oportunidad para ser uno y las casas populares son un ejemplo”. El plan inmediato es construir 5.500 casas en los barrios más pobres que se sumarán a las 30.000, pero paralizadas por los recortes en las obras públicas del gobierno de Macri, antes de la pandemia. Eso significará darles a 750,000 trabajadores de la construcción un trabajo inmediato.

El virus del lawfare sigue vivo

La lucha contra la pandemia en Brasil, como en Argentina, tiene lugar en medio de una infodemia y una batalla inacabada contra el lawfare que golpeó a Dilma Rousseff, Lula da Silva y persiguió a Cristina Kirchner. Moro, el agente del lawfare de la Lavajato en Brasil; Bolsonaro, el virus alimentado por la infodemia, incontrolable y protegido por paramilitares y generales que arrojan la soberanía nacional a la basura; tanto Moro como Bolsonaro, apoyados por corporaciones mediáticas competidoras, disputan las supuestas elecciones de 2022, luego de un genocidio en Brasil de millones de personas asesinadas por coronavirus y miseria; Mientras tanto, hay una disputa sobre el comando político dentro del Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema de Justicia), que cometió el mayor crimen contra el pueblo brasileño, la Constitución y la democracia: la condena, sin pruebas, encarcelando a Lula da Silva durante 580 días, quien podría haber sido el actual presidente de la República, evitando el mayor genocidio que está teniendo lugar en la historia de Brasil.

¿Se puede esperar que la insostenibilidad, la pérdida de apoyo de la base electoral de Bolsonaro frente a la pandemia, la insatisfacción de los gobernadores, la destitución de ministros, la confrontación con el ex-ministro de la justicia Moro, den como resultado algún signo de justicia, neutralidad y constitucionalidad en la Corte Suprema? Lula dijo en la entrevista a C5N: “Resulta que, por mi experiencia política, creo que no pueden responsabilizarse por los errores que cometieron en mi prisión y en mi proceso. Porque si su objetivo era no permitirme ser candidato nuevamente en 2018, lo lograron. Y ahora saben que si vuelvo a ser candidato, en 2022, ganaré las elecciones. Ellos no quieren.”

Aún en Argentina, donde la victoria del nuevo gobierno de Alberto y Cristina representa una salvación y un paso fundamental contra el lawfare, este último, aferrado al ala derecha del macrismo, continúa sus provocaciones desestabilizadoras con la ayuda de los principales medios de comunicación como Clarín y La Nación. La histeria es aún mayor porque el Frente de Todos cuenta con el apoyo unánime de gobernadores, intendentes y políticos del área de Cambiemos para aplicar medidas de cuarentena y prevención sanitária contra el coronavirus.

En medio de la pandemia, la intención nefasta de aquellos sectores de la extrema derecha, representados por la ex-ministra de seguridad, Patricia Bullrich, y el ex-ministro de economía Alfonso Prat-Gay, a través de sus trolls en las redes sociales y en los medios hegemónicos, instigan sectores torpes de la burguesía y la clase media acomodada a cacerolazos contra la cuarentena y ridículamente contra el comunismo. Sin embargo, el ataque no duró un cacerolazo y falló. Esta reacción pública de los sectores de ultraderecha de Cambiemos-PRO se produjo el mismo día en que la Corte Suprema, después de vacilar, decidió aprobar la solicitud de Cristina Kirchner, presidenta del Senado, de que las leyes que se aprueben en sesiones virtuales debido a la cuarentena sean aseguradas sin riesgo de invalidación posterior. Una encuesta reciente de la consultora Analogias muestra que el 75% de la sociedad apoya el proyecto de Frente de Todos para gravar grandes fortunas.

La llamada infodemia y las fakenews continúan alimentando la desestabilización política, para defender la avaricia criminal de las grandes fortunas.

Sin embargo, la llamada infodemia y las fakenews continúan alimentando la desestabilización política, para defender la avaricia criminal de las grandes fortunas. No es casualidad que las consignas sean las mismas que las de los bolsonaristas fascistas vestidos de verde y amarillo en Brasil contra el espectro del comunismo. Les molesta que China, Cuba y Rusia envíen ayuda humano-sanitaria para salvar vidas en todo el mundo, y que el proyecto chino de la “Nueva Ruta de la Seda” continúa su camino hacia América Latina. La nueva ley de emergencia que se votará en el Congreso argentino para que las grandes fortunas paguen un impuesto excepcional con motivo de la pandemia estará por ser votado en el Senado, que ayer volvió a reunirse virtualmente, bajo la presidencia de la senadora y ex-presidenta, Cristina Kirchner.

La reforma del sistema judicial, además del tema crucial de renegociar la deuda externa, son temas que están en la agenda del país. Vea la Entrevista exclusiva de Alberto Fernández a C5N. Uno de los puntos en la agenda es el cumplimiento del objetivo “Nunca más los sótanos de la democracia”, limpiar el AFI (Agencia Federal de Inteligencia), los criterios para la formación del Consejo de la Magistratura. El reconocido abogado Carlos Beraldi, habla sobre criterios y la expansión de la composición, no solo de juristas, sino de personalidades, representantes de medios públicos, de mujeres magistradas; para reanudar algo similar al Consejo de Consolidación de la Democracia, creado por el ex-presidente Raúl Alfonsín, quien inició procedimientos contra los crímenes de lesa humanidad en la dictadura. Recientemente, han surgido revelaciones de presiones sufridas por jueces por parte de la gestión de políticos macristas para perseguir a los opositores de su gobierno.

La actual directora de la AFI, la fiscal Cristina Camaño, dice: “En estos 120 días que estamos en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) rompimos la promiscuidad. Ya no existe que cada agente de inteligencia tenía un juez amigo y cada juez tenía un agente de inteligencia amigo. Tengo varias denuncias preparadas y estamos esperando que reabra la actividad judicial: vamos a denunciar seguimientos ilegales, espionaje ilegal, maniobras en la Justicia contra opositores, todo realizado durante el gobierno anterior”.

El jefe de gabinete presidencial, Santiago Cafiero, confirma que parte de los fondos previamente reservados y reservados de AFI ahora se destinarán a sacar de la calamidad a las poblaciones a riesgo en barrios y comunidades pobres. Queda evidente que la lucha contra el coronavirus, el enemigo invisible, solo terminará con un Estado democrático y popular, enfrentando la infodemia y evitando el virus del lawfare con una reforma del sistema judicial, donde los jueces y fiscales también deberán de estar sometidos al control y voto popular, así como el poder Ejecutivo y Legislativo. Esto es lo que se debate.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.