¿Cómo transcurre la fase III de ensayo clínico de Abdala en el municipio Santiago de Cuba?

La fase III de ensayo clínico de Abdala (CIGB-66) transcurre con éxito en Santiago de Cuba, uno de los municipios del extremo suroriental del país involucrado en demostrar la eficacia de este candidato vacunal anti-COVID-19 de producción nacional.

CAPAC- Tomado de ACN/ Fotos: Beatriz Vaillant Rodríguez / ACN.

Yanet Veranes, directora municipal de Salud Pública, confirmó la marcha positiva de esta etapa que comenzó el lunes 22 de marzo en el hospital Saturnino Lora, con la inoculación del inmunógeno a estudiantes voluntarios de las universidades de Oriente y Ciencias Médicas, y desde este miércoles arrancó en el resto de los sitios clínicos escogidos para la prueba.

Jacqueline Delgado, directora del policlínico Camilo Torres -uno de los escenarios de la investigación- comentó a la Agencia Cubana de Noticias la intervención de alrededor de 25 trabajadores entre personal técnico (médicos, enfermeras, laboratoristas, farmacéuticos) y de apoyo (custodios y auxiliares de higiene).

Con un flujograma bien estructurado: recinto de recibimiento, consulta de toma de signos vitales, de inclusión, laboratorio para la extracción de sangre, vacunatorio y salón de observación de posibles eventos adversos, aquí se prevé la inoculación de la primera dosis del inmunógeno a mil voluntarios en 10 días, dijo.

Según la doctora, esta área de salud acumula experiencia en buenas prácticas clínicas, en tanto partícipe del ensayo de la vacuna terapéutica contra el cáncer de pulmón CIMAvax-EGF y el neumococo, aunque la última no pudo concretarse -aún- debido a la irrupción de la COVID-19.

A sus 45 años de edad, Idalmis Kindelán se sumó como voluntaria en este estudio, pese a sus patologías crónicas no transmisibles (hipertensión arterial e hipertiroidismo, ambas compensadas en la actualidad), y manifestó no presentar ninguna reacción contraria luego de la inyección, y sentirse en perfecto estado.

Kindelán, en el día de su cumpleaños, agradeció el esfuerzo del Gobierno cubano, científicos, investigadores y profesionales del sistema de Salud Pública en la consecución de vacunas propias para detener la pandemia.

Familias completas del Camilo Torres contribuirán al resultado final de esta batalla contra la enfermedad infecciosa causada por el virus SARS-CoV-2; así lo confirma la de Segundo Calzado, porque él, esposa e hija, acudieron al sitio clínico para recibir la primera dosis del CIGB-66 y aseguraron regresar los días 7 y 21 de abril para las siguientes.

Calzado ratificó su confianza en este preparado cubano, porque todo lo que se haga en pos del bienestar de la población fructifica, esta pandemia lleva demasiado tiempo y su costo bastante alto, concluyó.

Ángel Luis Cascaret, investigador principal del sitio, aseveró la inexistencia de sucesos desfavorables en los voluntarios de la primera jornada, lo cual avala la seguridad del candidato.

El doctor explicó que el seguimiento posvacunal de esas personas corresponde al médico de la familia, y en caso de requerir atención especializada, fuera del área, deberán mostrar la tarjeta acreditativa como sujeto de indagación de Abdala.

En el municipio Santiago de Cuba funcionan, además del Camilo Torres, 11 sitios clínicos encargados de la vacunación de los 30.000 voluntarios que ayudarán, de modo altruista, a la consecución de una formulación farmacéutica preventiva y eficaz frente a la pandemia del coronavirus.