A 43 años de la desaparición de los diplomáticos cubanos Jesus y Crescencio

Organizado por el Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba, la embajada cubana, los ex Centros de Detención, Tortura y Exterminio Automotores Orletti y Virrey Cevallos, se recordó a los diplomáticos cubanos detenidos-desaparecidos durante la dictadura militar argentina

Por Alberto Mas – CAPAC

El nueve de agosto de 1976, a dos cuadras de la Embajada de Cuba en el barrio de Belgrano, cuando se trasladaban hacia la residencia del embajador Emilio Aragonés, una patota de entre 20 y 30 militares en el marco de la denominada “Operación Cóndor”, secuestraron a Jesús Cejas Arias y a Crescencio Galañena Hernandez, dos jóvenes diplomáticos cubanos.

Cejas y Galañena fueron salvajemente torturados en presencia de dos miembros de la CIA y las mafias de Miami, Michael Townley y Guillermo Novo Sempol

Sorprendidos en plena calle y una vez reducidos los trasladaron al centro clandestino de detención y torturas conocido como Automotores Orletti, donde fueron salvajemente torturados en presencia de dos miembros de la CIA y las mafias de Miami, Michael Townley y Guillermo Novo Sempol, que habían viajado a la Argentina para interrogarlos.

Pocos días después, el 16 de agosto, la agencia noticiosa Associated Press recibe las credenciales de ambos diplomáticos con un escrito que afirmaba “desertamos de la embajada para gozar de la libertad del mundo occidental”, burda maniobra de sus asesinos que fuera rápidamente desmontada.

La dictadura militar se había propuesto atacar y ocupar la Embajada de Cuba

Esta agresión se produce en el marco de la dictadura militar que incluso se había propuesto atacar y ocupar la Embajada de Cuba, proyecto desestimado ante el temor de no poder realizarlo al desconocer el poder de fuego y la resistencia que opondrían los funcionarios diplomáticos, en lugar de ello, decidieron realizar los secuestros y desapariciones, que durante dicho año además de Jesús y Crescencio alcanzaron a  12 operativos sobre personal argentino empleados de las áreas comercial y de la escuela anexa a la sede diplomática.

A 43 años de esos luctuosos actos, Crescencio y Jesús fueron recordados en una actividad realizada en las recuperadas instalaciones de Automotores Orletti.

Funcionarios de la embajada cubana, encabezados por el Embajador Orestes Pérez Pérez, la intelectual, periodista e investigadora de las actividades de la Operación Cóndor, Stella Calloni, la Madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas, militantes de derechos humanos y de la solidaridad con Cuba, recorrieron las instalaciones cuyas descascaradas paredes fueron mudos testigos de la locura de personajes que produjeron un verdadero baño de sangre contra una generación que no aceptó mansamente ser el patio trasero de los EE.UU.

La carga de emoción de los presentes fue notoria, transitar el lugar donde habitaba el terror, la tortura y la muerte, aunque transformado hoy en un sitio de Memoria, Verdad y Justicia, no es fácil, pero necesario para recordar la historia y los hechos que no deberán repetirse si se concientiza la sociedad, la actividad fue conducida por Ricardo Maggio, coordinador del ex CCDTyE Automotores Orletty, Alba Pereyra Lanzillotto del ex CCDTyE Virrey Cevallos, la música estuvo presente en las voces de Christian Madia y Georgina Andino y la poesía a través de Jimena Miglia y el grupo de Poetas por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Al finalizar la “Comisión por la Memoria La Paternal no olvida” hizo entrega al Embajador de Cuba de un cuadro alegórico.

El 11 de junio de 2012, un grupo de niños descubren en una tosquera a orillas del canal de San Fernando unos tambores de chapa rellenos de cemento, poco tiempo después el Equipo Argentino de Antropología Forense reconoce en uno de ellos los restos de Crescencio Galañena Hernandez, apenas un año después, continuando la búsqueda en el lugar, en otro tambor similar, se encuentran los restos de Jesús Cejas Arias.

Hoy los restos mortales de ambos jóvenes que dieron su vida por la Revolución Cubana y la libertad de Nuestra América reposan en Cuba.

Stella Calloni, periodista e intelectual, investigadora de la Operación Cóndor
Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo
Embajador Orestes Pérez Perez, recibe presente de la Comisión por la Memoria de La Paternal no olvida

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.