Venezuela: Nervios de Acero, Calma y Cordura.

Un pueblo luchando contra el Coronavirus y los ataques del imperio norteamericano bajo la conducción del Presidente Nicolás Maduro, resistiendo con la disciplina y el heroísmo de quienes han sabido cuidarse entre todos

CAPAC – Por Yhonny García Calles desde Venezuela (*)

Con estas palabras finalizó su alocución el Compañero Presidente Nicolás Maduro Moros, cuando decretó el estado de Emergencia para el enfrentamiento del Covid-19, el domingo 12 de marzo, con la cual realizó el llamado al pueblo venezolano a implementar una Cuarentena Social Colectiva y Radical para dar inicio a la gran estrategia de evitar el contagio y la expansión del nuevo coronavirus en Venezuela.

Hoy, a la luz de los acontecimientos, podemos certificar que dicha estrategia permitió al estado venezolano el manejo adecuado de una situación que hacía estragos en los países de la Unión Europea y comenzaba a mostrar las verdaderas consecuencias humanitarias y económicas que se avecinaban para el continente americano.

El ser humano en el centro del quehacer diario de la Revolución Bolivariana

Solo esta visión ilustrada, que pone al ser humano en el centro del quehacer diario de la Revolución Bolivariana, permitió abordar de manera científica, disciplinada y rigurosa la lucha contra un enemigo invisible en aras de garantizar positivamente la salud y la vida de los venezolanos.

En este sentido, el acatamiento la Cuarentena en un 95% ha permitido exhibir excelentes indicadores de salud, demostración inequívoca de que las decisiones tomadas por el mandatario venezolano ante la propagación de la pandemia en este lado del mundo, fueron correctas y acertadas. Batalla que el pueblo venezolano libra en cada uno de sus barrios, comunidades, campos, como efecto de la disciplina y heroísmo de quienes han sabido cuidarse entre todos.

Hoy, después de más de un mes del inicio de aquella Cuarentena Social Colectiva y Radical, podemos decir sin temor, que dicha estrategia ha derrumbado la campaña que adelantó el imperialismo y sus corporaciones mediáticas, cuando vaticinaban que con la llegada del virus a Venezuela se desataría una verdadera crisis humanitaria en nuestra nación.

Presidentes inmorales y genuflexos como Jair Bolsonaro e Iván Duque

Presidentes inmorales y genuflexos como Jair Bolsonaro e Iván Duque, junto a voceros del Cartel de Lima y el execrable Secretario General de la OEA, se unieron en coro para magnificar la profecía que les permitiera una agresión en el marco de la “Ayuda Imaginaria” ante el presunto desenlace de la epidemia en el país.

También las desenfrenadas agresiones del gobierno de Donald Trump y sus halcones de Washington contra Venezuela, derivaron en instrucciones precisas emanadas por un presidente que nunca ha retrocedido ante las amenazas, sanciones y persecuciones a la que hoy es objeto la economía y todos los sectores de la vida en la Patria de Bolívar.

¡Hipócritas! ¿Por qué mirar la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en sus ojos? Hoy vemos con asombrosa preocupación la verdadera catástrofe humanitaria que viven los pueblos de Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, entre otros de nuestro continente, cuyos gobiernos obedecieron a pie juntillas las ridículas orientaciones del presidente Donald Trump, además de criticar las medidas tomadas por Venezuela

Obsesión por apoderarse de los ingentes recursos que posee Venezuela en su geografía

Sin embargo, la criminal y demencial arrogancia y prepotencia de la mafia que gobierna el país del norte, no se ha detenido en medio de la pandemia del Covid-19 en su obsesión por apoderarse de los ingentes recursos que posee Venezuela en su geografía.

Recrudecen las sanciones en aras de hacer crujir la economía y rendir por hambre y enfermedad al pueblo venezolano; realiza constantes declaraciones de criminales de guerra, propiciando operaciones militares; esgrime falaces acusaciones de narcotráfico contra el Presidente Nicolás Maduro y altos representante del gobierno bolivariano; y hace un insólito llamado a un gobierno de transición que no está contemplado en nuestro ordenamiento constitucional.

Desesperación de los halcones, ante el heroísmo, sacrificio y valentía con que el pueblo venezolano

Estas son muestras inequívocas de la desesperación de los halcones, ante el heroísmo, sacrificio y valentía con que el pueblo venezolano ha tenido que enfrentar la agresión permanente y sistemática de un imperio en decadencia; al tiempo que intentan distraer a la opinión pública de la lamentable crisis que vive el pueblo norteamericano, hoy foco principal de la pandemia, por no haber tomado las previsiones necesarias.

No, no están conformes con haberse apoderado de los activos que Venezuela posee en el extranjero, como Citgo, Monómeros entre otros, y de un importante caudal de recursos monetarios que ascienden por el orden de los 116 mil millones de dólares con la cual el gobierno venezolano garantizaría el suministro de alimentos y medicinas por décadas, como también continuar con la construcción de viviendas, escuela, hospitales y universidades para el pueblo.

Venezuela ha resistido desde 2015 todas las sanciones ejercidas de manera criminal por EE.UU

Venezuela ha resistido desde 2015 todas las sanciones ejercidas de manera criminal por el gobierno norteamericano y sus adláteres del continente y más allá. Debemos también referir que de manera sumisa la Unión Europea se ha conjurado para aplicación de medidas coercitivas ilegales, inmorales y extraterritoriales que han afectado de manera recurrente los intentos del país de adquirir alimentos, medicina, equipos y repuesto en el escenario mundial, situación que se agrava en el marco de la pandemia del Covid- 19.

En contraste, también es imprescindible mencionar el apoyo recibido de Cuba, que por más de 17 años ha venido apuntalando al sistema de salud venezolano con más de 400 mil colaboradores de la salud en todas las especialidades médicas en aras de garantizar la salud y la vida de millones de manera gratuita y al alcance de todos.

Asimismo, el apoyo recibido de China en material médico quirúrgico, equipos y asesoría científica, lo cual nos ha permitido que hoy seamos en la región latinoamericana y caribeña, el país que más pruebas realiza por habitantes para el diagnóstico del contagio de tan letal virus.

De igual manera es indudable la ayuda de la Federación Rusa, con sus aportes en tecnología y suministros médicos, asesoría y la denuncia permanente de la agresión que los EEUU ejerce en aras de concretar la trama conspiratoria de derrocar el legítimo gobierno venezolano, violando todas las disposiciones del derecho público internacional.

En medio de esta crisis, alguien refirió: “de esta epidemia no nos salvamos solos”, y el ejemplo de la solidaridad, la cooperación y apoyo mutuo entre naciones cobra una vigencia extraordinaria ante la codicia, el egoísmo y la piratería que ejecutan algunos gobiernos para privilegiar sus ansias de poder, haciéndose inmunes al sufrimiento de los desposeídos del mundo.

En tal sentido, Venezuela ha levantado su voz para solicitar a la comunidad internacional el cese de las agresiones, sanciones y bloqueos que el imperialismo norteamericano ejecuta con saña contra un pueblo que ha resistido la guerra económica y al saqueo de sus recursos por parte de la primera potencia militar mundial.

Un pueblo que está dispuesto a defender sus conquistas sociales y políticas para salvaguardar la heroica independencia y soberanía que nos legaron nuestros libertadores y que fueron potenciados por la presencia del Comandante Eterno Hugo Chávez Frías, profundizada con la lealtad y valentía del Presidente Nicolás Maduro y la Unión Cívico Militar de una “Venezuela que tiene planes para todos los escenarios, y si un día el imperialismo y la oligarquía colombiana se atrevieran a tocarnos, ¡Prepárense para la Furia Bolivariana de un pueblo que arrasaría con todos Ustedes!”

(*) Yhonny García Calles: Coordinador General del Movimiento Nacional de Amistad y Solidaridad mutua Venezuela-Cuba

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.