Tercera huelga general en Colombia contra el ‘paquetazo’ de Duque

Hace 13 días que Colombia está inmersa en protestas y se ha desarrollado una gran movilización con una huelga total de actividades éste miércoles decidido por el Comité Nacional de Paro.

Fuente Actualidad RT

El Comité Nacional de Paro, compuesto por centrales sindicales, movimientos sociales, agrupaciones indígenas y estudiantiles de Colombia, impulsó una nueva huelga general este miércoles 4 de diciembre y desde las 11:00 de la mañana (hora local) se registran grandes movilizaciones en varios puntos del país.

En las jornadas previas, los convocantes de la manifestación expresaron la consigna principal desde las redes sociales: “Contra el ‘paquetazo’ de Iván Duque, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial”. Además, pidieron marchar “por la vida y la paz”.

Así, la nación suramericana atraviesa una serie de grandes protestas hace 13 días, y ya se acumulan tres paros generales. Por ahora, se contabilizaron cuatro muertos, entre ellos Dilan Cruz, quien según la autopsia falleció tras recibir un disparo de una escopeta calibre 12, usada habitualmente por las fuerzas de seguridad.

Con ese marco, a pocas horas de que se produzcan las principales convocatorias, en Bogotá se registraron algunos momentos de tensión con efectivos del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), que fueron repudiados al grito de “¡asesinos!”.

A su vez, en la capital del país hay una gran concentración en la Plaza de Bolívar, y cerca del mediodía miles de personas ya marchaban hacia allí.

De hecho, la avenida Carrera 30, una importante vía de Bogotá, se vio plagada de manifestantes que se plegaron a la medida.

Por su parte, los colectivos indígenas mostraron una gran concurrencia.

Algunos protestantes acudieron con escudos improvisados, cascos y máscaras para evitar los efectos de los gases lacrimógenos, ante posibles enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

El puente de Juanchito, en la ciudad de Cali, fue el escenario de bloqueos que interrumpieron el tránsito, pero también se registraron grandes marchas pacíficas.

Al mismo tiempo, hay manifestaciones en Medellín, una de las ciudades más importantes, con bailes al ritmo de los tambores.

En Tunja, capital del municipio de Boyacá, docentes y trabajadores en general se movilizaron hacia la plaza principal.

Y cerca de la frontera con Venezuela, en la ciudad de Cúcuta, cientos de jóvenes protestaron con cánticos en contra del Ejecutivo.

Asimismo, miles de personas se concentraron en las calles del municipio de Neila, departamento de Huila, con sombrillas para resguardarse del sol.

El objetivo de las organizaciones sociales, que se oponen a la Administración actual, es que el presidente atienda 13 demandas planteadas por las agrupaciones del comité. Entre las principales proclamas, se destacan el rechazo a la reforma laboral, que incluye una rebaja salarial para los jóvenes, y el repudio a las modificaciones en las jubilaciones, que estipulan aumentar la edad mínima de los pensionados. Sin embargo, Duque manifestó que no prevé esos cambios, de grandes implicancias sociales.

“La huelga no tiene reversa”

Durante los días anteriores, el Ejecutivo hizo grandes esfuerzos por frenar esta medida de fuerza. Según comentó Diógenes Orjuela, líder de la Central Única de Trabajadores (CUT), Duque había propuesto que se levantara el paro para establecer un diálogo con el Ejecutivo, pero su iniciativa fue rechazada: “La huelga no tiene reversa, no atendemos esas condiciones que nos plantea el Gobierno”, aseguró el referente sindical en una entrevista con Reuters este martes.

Con ese marco de tensión social, Presidencia lanzó desde el 24 de noviembre un ciclo de interacción llamado Conversación Nacional, donde escucha a líderes, dirigentes políticos y otros referentes sociales para debatir, por ejemplo, sobre educación, seguridad y medio ambiente. No obstante, desde el Comité Nacional de Paro tildan a esta iniciativa de “monólogo”, e insisten en que se debe tener una negociación exclusiva con el Gobierno, “pero sin condiciones”.

“Efecto contagio”

Por otro lado, dirigentes de la CUT, el gremio más importante de Colombia, asumieron que las protestas de Ecuador y Chile contra políticas gubernamentales causaron un “efecto contagio” en la población colombiana. En ese tono, el 1 de diciembre el comité ya había propuesto un ‘cacerolatinazo’ para conseguir más adhesiones en otros países de la región: México, Ecuador, Perú, Brasil, Venezuela, Bolivia, Paraguay, Chile y Argentina.

Mientras tanto, las agrupaciones colombianas tienen planeado seguir con su plan de lucha hasta el 10 de diciembre, y se espera que el conflicto continúe.  

Freno económico

En los últimos días, varios medios colombianos y diversas organizaciones pusieron el foco en las pérdidas económicas que generan las manifestaciones. Por ejemplo, la Federación Nacional de Comerciantes (FENALCO) estimó que desde el 21 hasta el 30 de noviembre las ventas se redujeron al menos un 40 % en toda la nación, lo que representa unos 43 millones de dólares diarios. En sintonía, el equipo de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá calcula que el Producto Interno Bruto (PIB) podría caer 0,2 % en el cuarto trimestre del año.

Sin embargo, el periodista Ramón Jimeno señala que esas pérdidas son pequeñas para los manifestantes en comparación con los beneficios que obtendrían si continúan las movilizaciones por sus derechos. En efecto, el reportero considera que prefieren asumir los costes de mantener el paro.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.