Republicanos en EEUU divididos tras confirmación de Biden

Expertos consideran que los republicanos en el Congreso enfrentan hoy serias divisiones, después que el Colegio Electoral confirmó la victoria de Joe Biden.

CAPAC – tomado de Prensa Latina

Expertos estadounidenses consideran que los líderes republicanos en el Congreso enfrentan hoy serias divisiones, después que el Colegio Electoral confirmó la victoria de Joe Biden en los comicios presidenciales del pasado 3 de noviembre.

El órgano de 538 miembros se pronunció oficialmente la víspera y otorgó a Biden más de los 270 sufragios necesarios para obtener el triunfo y convertirse así en el jefe de Estado número 46 de la nación norteña, cargo que ocupará a partir del próximo 20 de enero.

Está previsto que el próximo 6 de enero el Congreso en pleno valide la decisión de los compromisarios del Colegio, en un acto que dejará poco margen de maniobra para quienes se oponen a la asunción del politico demócrata.

Sin embargo, la certificación de Biden está sembrando profundas divisiones en las filas republicanas, en una lucha que enfrenta a unos conservadores contra otros, destaca este martes un comentario publicado en el diario The Hill por los especialistas en temas electorales Mike Lillis y Scott Wong.

Esta situación a la vez conforma un enorme dolor de cabeza para los líderes de la agrupación roja, quienes están atrapados entre la adhesión al veredicto electoral y su lealtad a un presidente que se niega a aceptar la derrota, acota el texto.

Es posible que esas fuerzas choquen el 6 de enero, cuando el representante Mo Brooks (republicano por Alabama), activista del Freedom Caucus, prevé lanzar un esfuerzo final, con pocas posibilidades de triunfo, para forzar los votos en ambas cámaras y bloquear el ascenso de Biden a la jefatura de la Casa Blanca.

Hasta ahora, la táctica de Brooks no tiene el respaldo de figuras republicanas de alto nivel, y existen indicios de que en ese escenario pudiera enfrentar la oposición del líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, de California.

Llevar los desafíos electorales al Congreso es ‘el método equivocado’, sin embargo, el presidente tiene razón en acudir a los tribunales, veremos qué sucede, dijo McCarthy a Fox Business Network.

Por otra parte, varios senadores republicanos dijeron ayer tras la decisión del Colegio Electoral que ya consideran a Biden como presidente electo, y en ese grupo se destaca John Thune (de Dakota del Sur), el legislador de mayor rango que hasta ahora reconoció el triunfo del político demócrata.

En sentido similar se expresó su colega de la Cámara Alta Roy Blunt, el número cuatro del rango del partido rojo en esa instancia legislativa, quien señaló: ‘Pasamos por el proceso constitucional y los electores votaron, así que hay un presidente electo’.

Blunt, quien encabeza el comité responsable de planificar la ceremonia de toma de posesión del nuevo gobernante el 20 de enero, agregó en una declaración por separado que ‘trabajará con el presidente electo Biden y su comité inaugural para planificar la ceremonia de juramentación’.

Por otra parte, Nicolás Fandos, columnista del diario The New York Times, señala hoy en un artículo que el apoyo al intento de Trump de revertir su derrota comenzó a colapsar en el Senado el lunes después de que el Colegio Electoral certificara la victoria de Biden y muchos republicanos dijeron que llegó el momento de reconocer los resultados del proceso.

Incluso el senador Lindsey Graham, el republicano de Carolina del Sur que inicialmente avivó las acusaciones de fraude de Trump en estados clave, dijo que ahora solo veía ‘un camino muy, muy estrecho para el presidente’ y que ya habló con Biden y algunos de los posibles miembros de su gabinete.

Entretanto, los comentaristas Elise Viebeck, Dan Simmons, Amy Worden y Omar Sofradzija señalaron en un artículo conjunto este martes en el periódico The Washington Post que el Colegio Electoral confirmó a Biden como próximo jefe de la Casa Blanca pese a que los partidarios acérrimos de Trump redoblaron sus esfuerzos para detener la transferencia normal de poder.

Los expertos señalan que existen señales de que algunos de los partidarios más fervientes del gobernante no abandonarían su causa, y seguirán el proceso hasta la última oportunidad.