Oscar Álvarez, “Cachulin”, vivió militando y militó viviendo, del Sindicato a Cuba.

Los buenos viejos tiempos, se hacen presente en la memoria corta del día a día, generalmente convocados por un  cimbronazo, de esos que te secan  la  garganta y que no por esperados, duelen menos. “Se fue…” cómo que se fue? …si ayer marchó contra el bloqueo.

CAPAC – Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba

Su cuerpo nos dejó, pero siempre estará entre nosotros su trabajo, sus posiciones, sus historias, su militancia. Oscar Álvarez, al que todos conocíamos como Cachulín, el del Sindicato (con mayúscula) de Luz y Fuerza Córdoba, el de la Solidaridad con Cuba, el incansable militante por construir, como decía Fidel, un mundo mejor. Para El que seguirá presente en cada lucha, este homenaje del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba, representado con éste escrito de la Compañera Alcira Vaca:

En homenaje al Compañero y Camarada Oscar Álvarez, “Cachulín”.

Los buenos viejos tiempos, se hacen presente en la memoria corta del día a día, generalmente convocados por un  cimbronazo, de esos que te secan la garganta y que no por esperados, duelen menos. “Se fue…” cómo que se fue? …si ayer marchó contra el bloqueo…si está escribiendo todo lo que él sabe del Gringo Tosco y después de eso, tiene un   montón de cosas más en el tintero que lo están llamando….si tiene que ver eso del Archivo de Tosco en el subsuelo del Sindicato y cuando digo “Sindicato…” no hace falta aclarar que  es Luz y Fuerza….su casa….casi más que la suya propia—-que cada sábado a la mañana tiene que cargar junto a Nené  y otros  cumpas  la mesita, los libros, los folletos, los volantes, las banderas de Cuba e instalar el chiringuito en plena peatonal ¡¡¡y al que no le guste, que se las banque!!! Y relatar  con infinita paciencia, de qué se trata la solidaridad con Cuba, en años en que el tema era algo difícil de digerir y siempre explicar y explicar y volver a explicar.

Los días de cárceles y encierros están ahí, en su historia con total naturalidad…” eso nos pasa a todos…” minimizando con modestia las consecuencias de una vida dedicada al movimiento obrero, a caminar paso a paso los años de plomo junto a uno de los dirigentes sindicales que marcaron al movimiento obrero del país y siempre hablando, explicando lo obvio, llevando en alto las banderas de Cuba y las ideas de la Revolución Cubana a la práctica cotidiana.

Para Oscar, la solidaridad con Cuba y las tareas del sindicalismo combativo que tanto conocía desde adentro, no eran  hechos separados entre sí, sino una manera -la suya- de vivir y de ser.

Cachulin no entendía eso de volverse atrás o decir…” mi tiempo ya pasó…ahora es tiempo de otros…”, porque la militancia era parte de su ADN, sólo podía cambiar de escenario, de Cuba al Sindicato, a escribir y darle forma de libros a lo mucho que sabía sobre Tosco por haberlo vivido junto a él en  “aquellos años…”, a dejar como legado del Sindicato ese Archivo Histórico sobre el Gringo que era su desvelo.

Archivo construido junto a Adriana Marsó “… los jóvenes tienen que saber que pasó en esos años…quien fue el Gringo…” destacar el rol de Luz y Fuerza como parte del sindicalismo combativo que hizo de  Córdoba  un faro de las luchas obreras en  nuestro país .

El Cordobazo, entre otros hitos históricos, encabezados por el movimiento obrero, lo tuvo en primera línea, como lucifuercista de raza y porte, hablador incansable, comunicador orgulloso de esas experiencias que “…los jóvenes deben conocer para recogerlas y llevarlas a lo más alto…”

Su solidaridad con la Revolución Cubana fue diaria, de extrema modestia, natural, sin   estridencias, consecuente, generando colectivamente acciones, a veces exitosas, a veces no tanto, pero siempre incansable, permanente, con una impronta tan sencilla, que sin embargo se sostuvo en el tiempo …como un hilo que nunca se cortó.

Oscar Álvarez fue y será siempre un claro ejemplo de esos ríos subterráneos que la Revolución   Cubana, Fidel y el Che, Martí, Camilo y el pueblo de la Isla de la Libertad  generan en el mundo entero.

Y si se puede comparar a un hombre sencillo como Cachulin con una llama encendida, inspiradora, referente para las jóvenes generaciones,  en  los muchos que sigan su ejemplo, Cuba  tiene asegurada la solidaridad que su gesta libertaria encendió en todos nosotros.

Oscar “Cachulín” Alvarez:  ¡¡PRESENTE, Hasta la Victoria Siempre!!