La dictadura en Bolivia con problemas diplomáticos

Tras expulsar a diplomáticos de México y España, el gobierno de facto de Jeannine Añes recibe duras respuestas diplomáticas.

CAPAC – con información de TeleSur y RT

Según la decisión del Gobierno de facto, los diplomáticos expulsados tienen 72 horas para dejar el país suramericano, tras los hechos del pasado viernes en la residencia mexicana en La Paz.

La presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, declaró este lunes “persona non grata” a la embajadora de México, María Teresa Mercado, a la encargada de Negocios en España, Cristina Borreguero, al cónsul de España en Bolivia, Álvaro Fernández, y al “grupo de encapuchados”, durante una declaración a la prensa.

Según Áñez, la decisión fue tomada por “daño a la soberanía del Estado boliviano”, de acuerdo con la mandataria del Gobierno de facto, el grupo de diplomáticos tiene 72 horas para dejar el país suramericano.

La expulsión de los diplomáticos ocurre en medio del deterioro de las relaciones entre Bolivia y México luego de que ese país concediera asilo político al presidente constitucional, Evo Morales, tras el golpe de Estado consumado el pasado 10 de noviembre.

A los pocos minutos del anuncio, la cancillería mexicana instruyó a Mercado a regresar a su país para “su seguridad e integridad”. Por su parte, el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, reconoció la labor de la embajadora mexicana en Bolivia:

“Reconozco la valiosa actuación de la Embajadora María Teresa Mercado en Bolivia,quien ha cumplido cabalmente representando a México y su causa en favor del asilo y la paz. Será siempre timbre de orgullo su entereza y apego a la mejor tradición de política exterior de nuestro país” expresó Ebrard a través de la red social Twitter.

Al fundamentar la decisión, se refirió al presunto intento de ingreso, que calificó de “subrepticio”, a la residencia de México en La Paz, capital boliviana, el pasado viernes.

“La conducta hostil, intentando ingresar de forma subrepticia y clandestina a la residencia de México en Bolivia, son hechos que no podemos dejar pasar y han generado consecuencias”, manifestó Áñez, quien usurpó la presidencia tras el golpe de Estado contra Evo Morales el pasado 10 de noviembre.

España decide entonces expulsar a tres diplomáticos bolivianos en reciprocidad por la salida de sus funcionarios en La Paz

El Gobierno de Pedro Sánchez respondió así a la decisión de la presidenta de facto, Jeanine Áñez, de declarar personas ‘non gratas’ a dos funcionarios españoles y a cuatro policias.

Entre los funcionarios españoles afectados está la encargada de negocios, Cristina Borreguero, y el cónsul, Álvaro Fernández.

Asimismo, Bolivia ordenó la expulsión de la embajadora mexicana, María Teresa Mercado, abriendo un conflicto diplomático con ambas naciones.

En la misma jornada, en horas de la mañana, María Teresa Mercado dio la versión de los hechos. Desde su cuenta de Twitter, denunció que la policía boliviana había detenido el automóvil con placas diplomáticas donde viajaba la encargada de negocios y el cónsul de España en el país andino.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.