El líder de Al-Qaeda en la Península ‎Arábica tenía protección de la CIA

La televisión huti Al-Masirah publicó el 16 de marzo de 2021 la grabación de una conversación ‎entre el presidente yemenita Alí Abdullah Saleh y el entonces director de la CIA, George Tenet. En esa ‎conversación, Tenet demanda de Saleh la liberación ‎inmediata de un prisionero que la CIA considera importante

CAPAC – fuente Data Urgente

Según el vicedirector de la inteligencia huti, Abdul Qader al-Shami, el prisionero cuya liberación ‎reclamaba el director de la CIA era Anwar al-Awlaki, un ciudadano ‎estadounidense convertido en imam, que predicó en Reino Unido antes de convertirse en el ‎carismático jefe de al-Qaeda en la Península Arábiga (AQPA).‎

Anwar al-Awlaki fue acusado por el FBI de ser el principal responsable del atentado contra el ‎destructor estadounidense USS Cole, realizado en octubre del 2000 en el puerto yemenita ‎de Adén. Sin embargo, luego de ser arrestado bajo esa acusación, al-Awlaki fue liberado muy ‎rápidamente. ‎

Anwar al-Awlaki fue arrestado nuevamente en 2006, debido a su presunta implicación en el ‎secuestro de un agregado militar de Estados Unidos. En ese momento, fue interrogado por ‎el FBI en Yemen… y nuevamente liberado. Finalmente, la CIA lo asesinó –el 30 de septiembre ‎de 2011– cuando salía de un encuentro con el presidente de al-Islah, la formación política de la ‎Hermandad Musulmana en Yemen. ‎

Según un documento del FBI desclasificado en 2013, a solicitud de Judicial Watch –que tuvo que ‎invocar la ley de libertad de información (FOIA)–, Anwar al-Awlaki pagó 3 pasajes de avión para ‎personas acusadas de haber participado en los actos de terrorismo del 11 de septiembre de 2001. El FBI nunca dio seguimiento a aquel descubrimiento. ‎

Por el momento se ignora la fecha de la conversación telefónica revelada por la televisión de ‎los hutis, aunque el contenido de dicha conversación parece referirse a la primera detención de ‎al-Awlaki –la que tuvo lugar después del atentado contra el USS Cole, que costó la vida a ‎‎17 marinos estadounidenses. ‎

Ante esta revelación, el secretario general del Hezbollah libanés, Hassan Nasrallah, denunció ‎nuevamente a la inteligencia de Estados Unidos como organizador de los grupos terroristas al-‎Qaeda y Daesh. ‎