Denuncian la “expulsión encubierta” del Equipo de Salud Intercultural de egresados ELAM en Salta

Profesionales egresados en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) que trabajan en las comunidades indígenas de Santa Victoria Este, provincia de Salta, contra la pandemia de coronavirus y desnutrición, en peligro de continuidad.

CAPAC – por Antonio Gaspar desde Salta

La médica Tujuayliya Gea Zamora denuncia que la Provincia está dejando caer por su peso propio un proyecto de salud intercultural que trabaja con las comunidades vulnerables de Santa Victoria Este.

El proyecto está siendo implementado (como se puede) en nuestro Chaco salteño por médicos egresados de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), de Cuba, y tiene otra mirada sobre las diversas problemáticas de un territorio extenso de unos 14 mil habitantes, con casi el 80 por ciento de población indígena.

Se trata de médicos que salen a recorrer el territorio diariamente que recolectan información familia por familia, que atienden en la singularidad del territorio, que comenzaron en septiembre del año pasado, pero que ahora peligra si continuidad.

Ahora parece que la burocracia del Ministerio de Salud Pública se está comiendo al Equipo de Salud Intercultural. Se habla en presente porque aún tienen la esperanza en la continuidad del proyecto.

El Equipo de Salud Intercultural cuenta con médico, nutricionista, enfermero y agente sanitario. Son en total 12 profesionales que van rotando en sus turnos por lo cual siempre hay 3 de ellos, por cada mes, rotando trabajando en el territorio.

Si bien dependen del Hospital de Santa Victoria Este, sus funciones de trabajo ven a la medicina desde otro punto de vista desde lo operativo. “Nuestra propuesta es trabajar dentro del esquema de Salud Pública, dentro del hospital, en el fortalecimiento del primer nivel atención.

No queremos un sistema paralelo, no somos una ong. Y somos interculturales porque consideramos que la salud y la epidemiología comunitaria es el camino para lograr mejores resultados.

Entonces trabajamos en y con la comunidad. Además formamos y capacitamos a los agentes sanitarios, que son la cara de la Salud Pública, la primera línea y que son en su mayoría parte de la comunidad en donde viven. Para todo esto necesitamos una reflexión permanente sobre las prácticas y eso cambia toda la mirada”, dijo Tujuayliya Gea Zamora que es precisamente la promotora del proyecto para el norte de Salta.

“Tujuay” pertenece al pueblo wichi, es oriunda de Embarcación, pero se crió en Santa Victoria Este. Lleva en su piel el vínculo particular que hay entre los pueblos indígenas y la “salud de los blancos”.

Sabe que allí tiene que haber una intervención sanitaria que esté atenta a las diversidades culturales.

Armó entonces la propuesta enlazada con Atención Primaria de la Salud (APS) del hospital local para la asistencia intercultural y comunitaria de la salud en julio del año pasado.

“Yo sentía que ya era tiempo de volver a mi Tierra para comenzar a trabajar en las problemáticas específicas con la metodología en la que me vine formando. Convoqué a otros colegas egresados de la ELAM y hubo muy buena predisposición. Los antecedentes sobre las muertes de niños y sumada la pandemia hizo que todos los compañeros acepten mi propuesta y presentamos el proyecto en Salud Pública.

Logramos llegar a la anterior ministra de Salud (Josefina Medrano) y lo aceptó por lo que comenzó el camino burocrático para que comencemos a trabajar y se dio porque la Provincia contrata médicos hasta por 15 días. Nosotros nos sumamos dentro de ese sistema de contrataciones, por más tiempo, nuestra grilla es de 6 meses, y la firma del convenio se hizo cuando asumía el nuevo ministro (Juan José) Esteban, el 11 de septiembre de 2020.

En los primeros meses, hasta fin de año trabajamos recolectando los datos y atendiendo a los niños con bajo peso, entre otras tantas variables. En enero comenzaron los problemas y comenzaron a precarizarnos. Los pagos dejaron de ser regulares y algunos de mis colegas aún no cobraron, en febrero nos bajan a dos médicos y ahora pretenden que para mayo me quede sola. Una sola persona no puede salir a recorrer el territorio. Nosotros estamos llegando a familias de Misión La Paz, Hito 1, Los Ancestrales, Magdalena, que son parajes alejados pero lo mismo llegamos”, dijo Tujuay.

Esta “expulsión encubierta” ya fue discutida con el titular de la cartera sanitaria provincia, Juan José Esteban, el pasado 2 de marzo. El ministro les dijo que había voluntad para que el equipo de salud intercultural continúe con su tarea. Sin embargo, la pesada maquinaria estatal quiere que los médicos de la ELAM vayan a trabajar dentro del hospital.

“No vamos a realizar cambios»

El secretario de Salud, Flores Perazzone dijo que están “conformes” con el trabajo del Equipo.

“Tengo entendido que la doctora Tujuay Zamora viene trabajando con una fundación que contrata a los médicos formados en la ELAM. Desde el Ministerio (de Salud) tenemos a 2 médicas contratadas que están trabajando en el Hospital de Santa Victoria Este con rotaciones”, declaró Flores Perazzone, ante la consulta de El Tribuno.

El funcionario explicó que el Equipo de Salud Interdisciplinario trabaja dentro de las acciones programadas dentro de la denominada Mesa Interministerial de Santa Victoria Oeste que se armó por la llegada de la pandemia del COVID-19 y por los graves antecedentes de muertes de niños por desnutrición. Niñas madres, adicciones y violencia familiar completan el paisaje del Chaco salteño.

“Nosotros estamos muy conformes con el trabajo de rastrillaje que realizamos dentro de la Mesa y con el trabajo del Equipo de la doctora Tujuay. Bajamos a 0 el número de casos por desnutrición al día de hoy. Si bien se produjeron casos los estamos analizando en estos momentos. Ante ese mejoramiento total de las estadísticas no vamos a realizar cambios, movimientos ni a realizaremos una expulsión encubierta. Estamos muy conformes con los resultados de esta año”, dijo el funcionario consultado ante las preocupaciones de la médica wichi.

Sí se comprometió a revisar el estado de situación del Equipo para alejar “versiones hipotéticas de las comunidades”.

Sobre la escuela cubana de Medicina

El 15 de noviembre de 1999, el presidente Fidel Castro inauguró la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), una institución académica de primer nivel, destinada a la formación de médicos en América Latina, África y otras partes del mundo.

En sus más de 20 años de vida, la ELAM ha formado a 30.000 médicos de 118 naciones, muchos de los cuales, debido a carencias económicas o dificultades del orden social, no hubieran podido estudiar si no fuera porque recibieron una beca. Una de esas 30.000 personas es Tujuayliya.

Zamora describe la zona rural de Santa Victoria Este como “el reino de las Ong”, y aunque reconoce que vienen aportando y asistiendo a las familias indígenas, lo cierto es que no ha habido cambios estructurales en 50 años. “Por más que sumen, la presencia de esas organizaciones corre al Estado de cumplir con una obligación. Necesitamos que el Estado se ocupe de la deuda histórica que tiene y como trabajadores contratados por él, trabajamos en función de eso. Queremos que la gente tenga acceso a sus derechos, sin perder autonomía”, dijo.

“Estamos encaminados a cambiar el modo en que se ejercen las políticas públicas de salud. La aspiración más grande es poder interculturalizarla y que llegue a todos y todas”, definió.