Cumbre de Kuala Lumpur pone fin al mito del “liderazgo islámico” saudí

Según el analista y editor de Rai al Youm, Abdel Bari Atwan, cumbre islámica en Malasia reemplazaría a la Organización de Cooperación Islámica (OIC) y destronaría a Arabia Saudí como supuesto “líder” del mundo islámico.

tomado de Al Manar en castellano / fuente: Rai al Youm

En la cumbre estuvieron presentes, entre otros, el presidente de Irán, Hassan Rohani, el de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y el de Malasia, Mahathir Muhammad, así como el de Indonesia, Joko Widodo. Se trata de la mayoría de los países musulmanes más grandes y poblados.

El famoso analista y editor árabe del diario Rai al Youm reafirmó que la cumbre islámica en Malasia podría reemplazar a la Organización de Cooperación Islámica (OIC) y destronar a Arabia Saudí de su supuesta posición como “líder” del mundo islámico, en un momento en que las políticas saudíes son cada vez más cuestionadas a nivel internacional y en el mundo musulmán en particular.

“Las políticas de Arabia Saudí, especialmente frente a Yemen, así como su seguimiento ciego de EEUU están en el origen de la formación de nuevas alianzas, como lo que sucedió en la cumbre musulmana de Kuala Lumpur”.

Abdel Bari Atwan

“La cumbre de Kuala Lumpur marca el comienzo de una serie de esfuerzos para establecer una nueva referencia en el mundo musulmán”, dijo el artículo de Rai al Youm.

Refiriéndose a la ausencia del primer ministro pakistaní, Imran Khan, Atwan escribe: “Imran Khan parece haber sido influenciado por las promesas financieras de los saudíes durante su reciente visita a Riad. Por otro lado, la participación del presidente iraní Hassan Rohani ha desterrado todos los rumores de que esta cumbre sería de naturaleza “sectaria” y más bien le dio la apariencia de una cumbre musulmana, es decir, con representantes del mundo sunní así como un representante del mundo shií”.

Según el asesor del presidente turco, estos países comparten un punto en común: “Su economía no se basa en recursos naturales, sino en la producción y los recursos humanos”.

Abdel Bari Atwan mencionó las palabras de un asesor del presidente turco que criticó a los líderes árabes de esta manera: “¿Dónde están? ¿Por qué están ausentes cuando el mundo musulmán está en riesgo? ¿Por qué no toman medidas cuando el Islam está amenazado por la animosidad? Por el contrario, lo que ellos hacen refuerza la animosidad contra el Islam”.

Atwan agregó que las palabras turcas eran realidades puras: “El campo árabe-islámico está viviendo sus peores días. Apoyando esta afirmación están las divergencias, los conflictos, la guerra, la corrupción, el despotismo, la represión y el seguimiento ciego a las potencias coloniales en Occidente y EEUU, así como el compromiso flagrante de algunos dirigentes árabes con el régimen israelí”.

Para Abdel Bari Atwan, “el uso de los países árabes de sus medios para denunciar la cumbre de Kuala Lumpur es un signo de consternación. Arabia Saudí, si desea mantener una posición destacada en el mundo musulmán, tendrá que revisar la mayoría de sus políticas, incluida la relativa a la guerra en Yemen, así como su seguimiento ciego en EEUU y tendrá que defender la equidad en el mundo y la causa palestina”.

Atwan dijo que la Organización para la Cooperación Islámica, que la cumbre de Kuala Lumpur quiere reemplazar con otras alternativas, no era más que un nombre y ya no representa una cooperación real entre los países islámicos.

“El país que alberga la sede de la OCI, Arabia Saudí no está actuando de manera imparcial y la ha transformado en un departamento de su Ministerio de Relaciones Exteriores. El papel de la OIC hoy se limita a la publicación de un puñado de declaraciones”

Abdel Bari Atwan

“Quien quiera liderar el mundo musulmán debe ser un modelo a seguir por todos en varios campos, incluido el desarrollo, la democracia, los derechos humanos, la igualdad social, la soberanía nacional, la erradicación de todas las formas de corrupción y los esfuerzos para acercar a los musulmanes”, dice Abdel Bari Atwan.

“La cumbre de Malasia es un llamado de atención para los líderes de todos los países árabe-musulmanes, especialmente para Arabia Saudí, que tendrá que cambiar de rumbo. Hoy, la cumbre de Malasia pasó por alto a la OCI, y mañana nos sorprenderá la solicitud de destituir a Arabia Saudí de su papel de supervisor de los lugares santos de los musulmanes. La cumbre de Kuala Lumpur es solo el comienzo”, concluyó Atwan.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.