Crítica al agravio moral a Cuba, a su pueblo y a su gobierno

CAPAC – Por Ana Jaramillo (*)

Si existe un pueblo agraviado, es el pueblo y gobierno de Cuba desde el triunfo de la revolución cubana, bloqueado, atacado y con intentos de invasión fracasada.

En el año 2009 el Fondo de Cultura Económica publicó en su primera edición en castellano, el libro de Axel Honneth sobre las patologías de la sociedad contemporánea, denominado Crítica del agravio moral.

Si existe un pueblo agraviado y a todos sus gobernantes desde la revolución cubana, es el pueblo y gobierno de Cuba bloqueado, atacado y con intentos de invasión fracasada como en Bahía de Cochinos desde entonces.

Estados Unidos sigue poniendo recursos para deslegitimar y atacar a Cuba, 22 millones de dólares desde que asumió Trump.

El 12 de marzo de 1996, Bill Clinton puso en vigor la internalización del bloqueo y se persiguió a todos los países que establecieran lazos comerciales y/o económicos con Cuba. Pasaron 24 años desde entonces que en forma permanente la mayoría aplastante en Naciones Unidas condena el bloqueo a Cuba.

Pero después de todos los agravios y ataques llegó a escala planetaria la pandemia del coronavirus y algunos gobiernos, como el inglés, estaba pidiendo ayuda al gobierno y al pueblo cubano, fundamentalmente a sus recursos de salud y de investigación científica, así como que dejen aterrizar sus aviones para rescatar a quienes estaban en un crucero británico.

Como sostiene el Granma, la línea británica Fred Olsen en su crucero tenía viajeros infectados por el coronavirus. Cuba, como siempre solidaria ofreció puerto seguro.

Coordinando con las autoridades británicas, el 18 de marzo desde el puerto de Mariel (el mismo del cual con ayuda de Estados Unidos se fueron cubanos dese allí), hasta el aeropuerto internacional José Martí fueron llevados los pasajeros para abordar cuatro vuelos charter dispuestos por las autoridades británicas.

“Dominic Raab, Secretario de Asuntos Exteriores de la Commonwealth del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte agradeció al Gobierno cubano por permitir rápidamente esta operación…” según el Granma. Lo que faltaría es que siguieran agraviando a Cuba por su solidaridad.

Aparte del agravio moral, sabemos de las penurias económicas del pueblo cubano por el bloqueo estadounidense. Pero a pesar de ello, su cultura es de solidaridad, de cooperación, humanista e internacionalista para lograr un mundo diferente.

Más de 400.00 colaboradores de la salud realizaron en 56 años misiones solidarias en 164 naciones.

Ahora, BioCubaFarma está garantizando la producción de los 22 medicamentos para combatir el coronavirus o el tratamiento del Covid-19.

No nos olvidaremos nunca el apoyo de Cuba a nuestro país cuando fue la guerra de Malvinas con Gran Bretaña, entre varios países latinoamericanos. En ese momento, el TIAR (el Tratado interamericano de asistencia recíproca) voló por los aires ya que vimos como los Estados unidos de América apoyó al gobierno británico.

Ahora, estamos viendo como algunos gobiernos neoliberales de América Latina como Uruguay, Brasil y Ecuador quieren volver al TIAR y dejan a UNASUR y otras tantas instituciones creadas para fortalecer la región para dejar atrás la colonización territorial y cultural.

Los universitarios y la educación en general deberemos insistir en la descolonización cultural y educativa, reconociendo la historia real de nuestros países, así como nuestros pensamientos situados con nuestras culturas para lograr lo que denomino un modelo de sustitución de importación de ideas.

Ese modelo de sustitución de ideas logrará cambiar a su vez la importación de productos y el sometimiento a la dominación financiera para el cual siempre sirve el Fondo Monetario Internacional. Al decir de Perón, “el hijo putativo del imperialismo yanqui”.

José Martí nos enseñó en la Edad de Oro que desagradecidos son los que del sol sólo ven las manchas” y también nos dijo que “cuba no anda de pedigueña por el mundo, anda de hermana y obra con la autoridad de tal. Al salvarse, salva”.

Lamentamos que algunos no puedan leer otras noticias sobre Cuba, ni puedan leer el Granma y sigan creyendo en los agravios morales que publican los poderosos hasta que tienen necesidades.

En el 22 Festival del Habano se recaudaron 4,270.000 euros para la salud púbica cubana en la casa Christie´s en Londres por los humidores de puros Habanos. La gala estuvo dedicada a la marca Romeo y Julieta en su aniversario 145. La salud publica hoy más que nunca con investigación y desarrollo es imprescindible.

Seguimos creyendo en la autodeterminación de los pueblos. Porque como dijo Ortega y Gasset, ideas tenemos, pero en las creencias estamos. Las creencias son ideas que somos. Creemos en un mundo mejor, solidario, humanista con justicia social.

(*) Ana Jaramillo es doctora en Sociología y rectora de la Universidad Nacional de Lanús. Es licenciada en Sociología por la Universidad de Buenos Aires y doctorada en igual disciplina por la Universidad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Conoció el exilio y puede ser considerada una extravagante, pero su locura radica en que cree fervientemente en sus visiones. Tanto cree en ellas que logra convertirlas en realidad.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.