Chile: La sociedad subterránea sale a la luz

Chile, el experimento exitoso de los chicagos boys que implementaron el mayor proyecto neoliberal en el continente, se cayó a pedazos en solo una semana.

Por Alberto Mas

Chile, el experimento exitoso de los chicagos boys que implementaron el mayor proyecto neoliberal en el continente tras el cruento golpe de estado orquestado y financiado por los EE.UU.  contra el gobierno socialista de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973 e instalar al dictador Augusto Pinochet en el gobierno, se cayó a pedazos en solo una semana.

Un programa económico impuesto a sangre y fuego

Un programa económico impuesto a sangre y fuego, miles de muertos, desaparecidos, torturados confinados y exilados, fue mantenido por los sucesivos gobiernos de la Concertación una vez recuperada la seudo-democracia bajo un sistema político electoral que para poder votar requería hasta el año 2012 inscribirse previamente en un registro en forma voluntaria, modificado ese requisito, continuo siendo optativo el voto, sumando una distribución de cargos muy particular en las elecciones que favoreció siempre al poder imperante.

Chile es un verdadero oasis

El 17 de octubre el presidente Sebastián Piñera declaró en un programa radial que “En medio de esta América Latina convulsionada veamos a Chile, es un verdadero oasis, con una democracia estable, el país está creciendo”.

Este “oasis” al que se refería Piñera, un país de 18 millones 750 mil habitantes, está ubicado según el Banco Mundial en el séptimo lugar de los países del mundo más desiguales, después de Sudáfrica, Haití, Honduras, Colombia y Panamá, siete familias, fusionadas recientemente en tres conglomerados económicos, explotan los recursos pesqueros de Chile, el 1% de la población acapara el 26.5% del PIB (Producto Interno Bruto), mientras que el 50% de los hogares de menores ingresos solo posee el 2.1% de la riqueza neta del país, el 10% concentra el 66.5% del total.

Chile es uno de los pocos países del mundo donde el agua es privada y puede ser privatizada a perpetuidad, además la salud y la educación son de un alto costo económico y representan un porcentaje muy alto del presupuesto familiar, según la Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadísticas, el 6.5% de los gastos corresponden a educación, el 7.6% a salud y el 15.2% a transporte.

Otro dato significativo es el endeudamiento familiar, según el Banco Central, en su informe de “Cuentas nacionales por sector institucional del año 2018”, el endeudamiento de los hogares registró un máximo histórico llegando al 73.3% del ingreso disponible, siendo su evolución del 2013 al 2018 de aproximadamente el 280%.

Protestas de estudiantes y usuarios del metro

En este contexto ya en enero de éste año se habían producido protestas de estudiantes y usuarios del metro por los valores estipulados siendo duramente reprimidos, ante el nuevo anuncio de un aumento que lo llevaba a 830 pesos chilenos, unos 70 pesos argentinos, por viaje, los estudiantes se organizaron y el 17 de octubre, mientras Piñera hablaba de Chile comparándolo a un oasis, saltaban los molinetes y hacían una protesta ruidosa, se desata una feroz represión sobre los estudiantes, pero esta vez son miles los que salen a la calle, una protesta estudiantil se convierte en una desobediencia civil con movilizaciones.

Un día después, el 18 de octubre, Piñera declara el “Estado de Emergencia” sumando a los militares a la indiscriminada represión sobre las masivas protestas populares y cacerolazos, el sábado anulan los aumentos del metro, pero las protestas se han masificado a lo largo y ancho de Chile, el 20 de octubre se instala el toque de queda y el 21 de octubre en un discurso afirma el presidente que “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie, y que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite, incluso cuando significa la pérdida de vidas humanas”.

La sociedad oculta, esa que se siente estafada, no se retira de las calles

La sociedad oculta, esa que se siente estafada por los políticos de la concertación, los jóvenes estudiantes y trabajadores, los desprotegidos y amplios sectores de clase media empobrecida y endeudada, no se retira de las calles, la Mesa de Unidad Social, integrada por más de 100 organizaciones sociales, gremiales, políticas, estudiantiles, vecinales, se organiza, declaran paro nacional, convocan a la concentración más grande de la historia de Chile, más de un millón y medio de personas en Santiago, y cientos de miles en todas las regiones de Norte a Sur, a pesar de la permanente represión, que según fuentes oficiales del Instituto Nacional de Derechos Humanos llegan a 2.840 detenidos, 582 heridos y 19 muertos (fuentes no oficiales indican que son más del doble).

La protesta iniciada por un aumento del boleto del metro, ahora reclama la renuncia de Piñera, la instalación de una Asamblea Constituyente, un salario mínimo por sobre la línea de la pobreza, la jornada laboral de 40 horas, gratuidad de pasajes a estudiantes y adultos mayores, congelamiento de las alzas de los servicios básicos, elevar las pensiones básicas, congelar los actuales proyectos de pensiones y reforma tributaria, y rebaja de los sueldos a parlamentarios.

Ayer Piñera anunció que pidió a todo su gabinete disponer de las renuncias a sus cargos. Parecería que eso no va a alcanzar, el lunes arribaría una delegación de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la desprestigiada ex presidenta chilena Michelle Bachelet, para examinar las violaciones a los derechos humanos que se han llevado a cabo en estos días de violentas protestas, nada indica que las movilizaciones se frenaran durante el fin de semana y los días venideros.

Nadie puede afirmar cual será el desarrollo de esta verdadera revuelta popular, lo que si queda claro es el fracaso del neoliberalismo en la región, la experiencia chilena era mostrada como ejemplo a seguir, hoy la represión es el único camino que han mostrado que pueden ejercer contra un levantamiento totalmente pacífico de una sociedad que ha decidido salir a la luz, y reclamar lo que por derecho debe tener, una vida digna.

One thought on “Chile: La sociedad subterránea sale a la luz

  • 27/10/2019 at 11:48 am
    Permalink

    Difícil saber cómo terminarà esta verdadera rebelión popular.Piñera es un mal bicho y me quedo corta.Sus anuncios pueden deberse a la visita de la Comisión de DDHH que comienza este lunes y piensan extender hasta fines de Noviembre
    Los pedidos de perdón en boca de un heredero de Pinochet no tienen valor alguno.Alerta hermanos chilenos.Piñera está atornillado a su sillón.Hizo de todo menos presentar su renuncia.

    Reply

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.