Biden prorrogó la ley sostén del bloqueo

El presidente de EE. UU., Joe Biden, firmó este martes la prórroga, por un año más, de la Ley de Comercio con el Enemigo, uno de los estatutos de la Casa Blanca que sostiene el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, a pesar de que el mundo se opone

CAPAC – fuentes Granma, Russia Today y Cubanoticias 360

El memorando firmado por Biden reza que «la continuación del ejercicio de esas autoridades con respecto a Cuba durante un año es de interés nacional de Estados Unidos» y expone como fecha de nueva revisión el 14 de septiembre de 2022.

La reiterada prolongación del bloqueo desconoce el rechazo de la mayoría absoluta de la comunidad mundial, expresada anualmente en la ONU, a una política genocida que, en el contexto de la COVID-19, el Gobierno estadounidense recrudeció de manera oportunista, en el intento obstinado de rendir por hambre, enfermedad y miseria al pueblo cubano.

El más reciente informe de Cuba en esa instancia contabiliza que los daños acumulados ascienden a 147 853,3 millones de dólares, y ejemplifica cómo, solo entre abril y diciembre de 2020, el bloqueo causó pérdidas en el orden de los 3 586,9 millones de dólares.

¿Qué es la Ley de Comercio con el Enemigo?

Esta ley, aprobada en 1917 para impedir el comercio con Alemania y las Potencias Centrales, fue diseñada para tiempos de guerra, pero durante la Guerra Fría sirvió de amparo para aplicar sanciones económicas a discreción del presidente. Inicialmente, otorgaba al presidente de los Estados Unidos el poder de supervisar o restringir todo el comercio entre los Estados Unidos y sus enemigos en tiempos de guerra. Sin embargo, una enmienda de 1933 extendió esta autoridad a los tiempos de paz. Finalmente, en 1977 se determinó que la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional fuese el instrumento de sanciones en tiempos de paz, mientras que la Ley de Comercio con el Enemigo solo se utilice en tiempos de guerra. La excepción son los programas, como el embargo comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, que existían antes de la modificación de 1977. Esa es la razón por la cual el presidente estadounidense debe prorrogar la Ley de Comercio con el Enemigo cada año: de no hacerlo, no hay vuelta atrás.

¿Por qué es importante para Estados Unidos mantener vigente la Ley de Comercio con el Enemigo?

Porque bajo esta ley se le confieren “ciertas autorizaciones” al presidente estadounidense para regular o prohibir transacciones de divisas, créditos y pagos, así como ejercer dominio sobre cuestiones relacionadas con propiedades o transacciones del país considerado “enemigo”. El presidente, a su vez, ha delegado esta autoridad en el Departamento del Tesoro que a través de su Oficina de Control de Activos Extranjeros implementa una política de sanciones conocida como el Reglamento de Control de Activos Cubanos.

Por eso es por lo que resulta fundamental para la preservación del embargo el mantener vigente la Ley de Comercio con el Enemigo. Y esta renovación la extiende ahora hasta el 14 de septiembre de 2022.