Homenaje a Jesús, Crescencio y las/los argentinos desaparecidos de la Embajada cubana (+video)

A 44 años de la detención y desaparición de dos funcionarios de la Embajada de Cuba, Jesús Cejas Arias y Crescencio Galañena Hernández, y 18 empleadas/os argentinos se llevó a cabo un homenaje político cultural en forma virtual.

CAPAC – por Alberto Mas

Realizado por la Casa de la Amistad Argentino-Cubana de Buenos Aires en el Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba y el Espacio para la Memoria Ex Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio Automotores Orletti, se realizaró este domingo 9 de Agosto una transmisión virtual recordando a Jesús Cejas Arias y Crescencio Galañena Hernandez, funcionarios cubanos secuestrados durante la dictadura en el año 1976 y a los 13 argentinos y argentinas, empleados y/o familiares de los empleados también desaparecidos en el marco de este ataque a Cuba.

Con la participación de Ricardo Maggio, coordinador del CCDTE Automotores Orletti, la Madre de Plaza de Mayo LF, Tati Almeida, Carlos “Maco” Somigliana del Equipo de Antropología Forense, la ex Embajadora argentina en Cuba, Juliana Marino, y el Embajador de Cuba en Buenos Aires Pedro Pablo Prada.

Al cierre el Embajador Prada afirmó que “tenemos memoria, defendemos que se diga la verdad sobre esos hechos tan abominables y reclamamos se haga justicia, para ellos, para sus familiares, para el pueblo de Cuba y para todas las personas en el mundo amante de la paz”

El espacio cultural en las voces y figuras de la actriz Isabel Quinteros y la trovadora Georgina Andino

La Historia

Haremos un poco de historia, una historia que une a la Argentina a esa isla que representa para el mundo algo más que un pedazo de tierra y roca en el Caribe, una pequeña isla a solo 90 millas del monstruo que pretende dominar Nuestra América, que con esa pequeñez territorial pero con una gran dignidad, se ha convertido en el principal escollo político e ideológico para que los EE.UU lo logre.

En abril del año 1976, los terroristas Posadas Carriles y Orlando Bosch forman en Costa Rica la Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias CORU, cuentan con el apoyo de la CIA y el Departamento de Estado Norteamericano, su razón de ser: atacar objetivos cubanos en el continente, la Operación Gilette estaba en marcha, e inmediatamente preparan acciones en el marco de la Operación Condor con la estructura de las dictaduras militares que nos azolaban en esos años.

Hace 44 años, el 9 de agosto de 1976 entre 20 y 30 individuos se bajan de varios Ford Falcon y una ambulancia, atacan y secuestran a los dos diplomáticos cubanos en Buenos Aires, en el cruce de las calles La Pampa y Arribeños, a escasos 200 metros de la Embajada de Cuba. Jesús Cejas Arias y Crescencio Galañena Hernandez, detenidos y desaparecidos, trasladados al Centro de Detención y Tortura conocido como Automotores Orletti.

Allí los terroristas de las mafias de Miami, que viajaron para efectuar los secuestros, los hermanos Novo Sampol, mafiosos de Miami y Michel Townley, chileno, colaborador de la DINA de Pinochet y al servicio de la CIA y Posada Carriles, comandan los interrogatorios, los torturan y los desaparecen tratando burdamente de tratar de pasar la infame acción como una deserción.

Sus cuerpos aparecieron dentro de tambores rellenos con cemento en los años 2012 y 2013, reconocidos sus restos por el equipo de antropología forense, fueron restituidos a Cuba y a sus familias.

Jesus y Crescencio eran custodios de la Embajada y tenían al momento de su detención, desaparición y muerte solo 27 y 22 años.

Pero también en el marco de este ataque conjunto a Cuba, de la dictadura militar-empresarial argentina de 1976 y los terroristas de Miami, otros 3 funcionarios cubanos fueron detenidos y posteriormente liberados, pero también 18 argentinas y argentinos, trabajadores de la Embajada cubana que se desempeñaban en las oficina comercial, en la escuela anexa para los hijos de los funcionarios, o en servicios como el de chofer, y en algunos casos sus familiares también, fueron secuestrados, torturados y desaparecidos, solo 5 de los 18 sobrevivieron y un solo cuerpo, el de la maestra María Rosa Clementi de Cancere apareció en otro tambor en la zona donde se recuperaron los de  Jesus y Crescencio.

Por el secuestro y la desaparición de Jesús y Crescencio, la justicia argentina condenó al general retirado Rodolfo Cabanillas, que se desempeñó como jefe de la División de la SIDE “Operaciones Tácticas 18”, que correspondía a Orletti. También a los represores Raúl Guglielminetti, Eduardo Alfredo Ruffo y Honorio Carlos Martínez Ruíz. No se pudo juzgar a los Novo Sampol, ni a Townley, ellos terminaron con las torturas y se fueron del país.

Diaz Canel dijo en su visita a la Argentina durante la Asunción del Presidente Alberto Fernandez el 10 de diciembre de 2019, “Que lo sepan los imperialistas y los oligarcas: no hay fuerza en este mundo que pueda separar a nuestros pueblos. No hay fuerza en este mundo que pueda separar a Cuba y a Argentina”.

La historia une a los pueblos argentino y cubano, no solo José Martí Consul argentino en Nueva York y columnista del diario La Nación, o el Che Guevara en la sierra y en sus funciones dentro del gobierno revolucionario o Masetti, Walsh y Garcia Luppo en la fundación e inicios de Prensa Latina, o cuando en 1973 bajo la presidencia de Héctor Cámpora se rompió el bloqueo a Cuba, sino también por la sangre derramada cubana y argentina, argentina y cubana en la lucha por un mundo mejor, y que éste domingo se cumplen 44 años que hermanan ambos pueblos mucho más.

Por eso decimos Compañeros Jesus y Crescencio, compañeras y compañeros argentinos trabajadores en la embajada de cuba en argentina, 30.000 compañeros detenidos desaparecidos

¡¡¡presentes, ahora y siempre, ahora y siempre!!!!

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.