En Colombia son imparables las movilizaciones populares

Cientos de miles de personas volvieron hoy a las calles, plazas, parques y espacios públicos para protestar contra el gobierno de Iván Duque y exigir cambios a favor de las mayorías en Colombia.

CAPAC – fuente Prensa Latina corresponsalía Bogotá

Los manifestantes en las capitales departamentales y municipales, denunciaron por medio de marchas tradicionales y diversas expresiones artísticas (pintura, performance, música, y otras) el trato de guerra dado a la protesta social por la administración de Duque.

Exigieron el desmonte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) brazo élite de la policía y autor directo de abusos contra los manifestantes.

Asimismo, pidieron la renuncia del ministro de Defensa Diego Molano, sentado dos veces esta semana en la silla de los acusados; primero ante el senado, y luego ante la cámara de representantes; donde lo señalaron por su responsabilidad política ante la violencia policial contra las movilizaciones.

Denunciaron la desproporcionalidad con la que las fuerzas militares y la policía ataca desde el inicio del paro nacional a los manifestantes, particularmente a los jóvenes.

Arrestos arbitrarios, violación a mujeres, disparos con armas de fuego contra quienes se movilizan y se mantienen en espacios humanitarios, uso indiscriminado del arma Venom -capaz de lanzar en pocos segundos varias granadas de gas y de aturdimiento-, son algunos de los actos perpetrados por uniformados.

En otros escenarios de protestas, los campesinos exigen el derecho a la tierra, la aplicación de una reforma agraria, el cese de la fumigación con glifosato; los indígenas piden respeto a sus culturas, el cese de la estigmatización, entre muchos otros reclamos.

Los exguerrilleros de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia demandan la implementación integral del Acuerdo de Paz y denuncian los asesinatos de excombatientes.

Las movilizaciones sociales comenzaron el pasado 28 de abril y prácticamente un mes después siguen en todo el país de manera sostenida.

En las movilizaciones el grito común es ‘cambio’

Los reclamos son tan diversos como disímiles sus protagonistas, aunque el grito común es ‘cambio’ y ese ha sido el escenario de lo que se ha considerado un verdadero estallido social, marcado cada día de protestas por la violencia policial y hoy no fue la excepción.

La senadora por el partido Comunes Griselda Lobos repudió los hechos perpetrados por el Esmad en Usme, en esta capital, con saldo de más de cien personas heridas a causa de la fuerte represión.

La manifestación se mantiene de forma pacífica a pesar de que el Esmad lleva más de siete horas atropellando a la ciudadanía sin importar edad o situación de las personas, de acuerdo con la denuncia de un joven por medio de un video compartido por Sergio Marín, representante a la Cámara del Congreso.