Aleida Guevara March visita la imprenta subterránea del PRT en Córdoba

Aleida Guevara March, de visita en Argentina para participar en la brigada médica que anualmente organiza la fundación Un Mundo Mejor es Posible, en la que participan médicas/os locales recibidos en la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba, recorrió en Córdoba las instalaciones de la que fuera la imprenta nacional del Partido Revolucionario de los Trabajadores, PRT.

Por CAPAC –  Informe de Mario Díaz

“Una nueva visita a la imprenta del pueblo que está en Córdoba Capital, en el barrio Observatorio, en la calle Fructuoso Rivera 1035, una casa que no está dispuesta al olvido y pretende constituirse en “otra” Casa de la Memoria.

Cada visita a este espacio me provoca nuevas sensaciones y nuevas emociones. En esta oportunidad, nuevamente la emoción del reencuentro con compañeros de militancia y en particular la presencia de Aleida Guevara, hija del Comandante Che.

Se le entregó un pergamino en nombre del colectivo la Casa de la Memoria Roberto Matews y en lo personal le entregué una artesanía de mi producción y me firmó otra que guardaré y custodiaré con cariño.

Ante tan ilustre visita, volvimos a juntarnos en esa casa un grupo de compañeras/os que de una forma u otra tuvimos que ver con esa experiencia. Fue un momento de reencuentros y muchas emociones.”

Relata emocionado Mario Díaz al CAPAC, describiendo la histórica visita de Aleida Guevara a la imprenta subterránea que abastecía la zona centro y norte del país de los periódicos El Combatiente que editaba el PRT y Estrella Roja, órgano oficial del Ejército Revolucionario del Pueblo, ERP, con tiradas que variaban entre 30 y 40 mil ejemplares.

Entre los visitantes se destacó Juan Muzzolón de Rio Cuarto, El Vasco, que informó detalladamente sobre todo el proceso y desarrollo constructivo de la imprenta, que a mediados de 1973 se inician allí las tareas más arduas de la construcción subterránea, que contaba de dos niveles en un subsuelo con paredes insonorizadas a las que se accedía desde una puerta-trampa oculta detrás del bajo mesada de la cocina, en éste lugar, la imprenta clandestina más grande y sofisticada de la Argentina, se imprimieron El Combatiente, la Estrella Roja, Libros y otras tantas publicaciones partidarias.

Ésta es una casa que con certeza la podemos denominar de la vida, de la esperanza, del amor, sueños y conciencia

Juan también afirma que ésta es una casa que con certeza la podemos denominar de la vida, de la esperanza, del amor, sueños y conciencia ya que tantos los habitantes de la casa como lo que se producía en ella fue una apuesta a la vida, pero una vida digna y plena.

Pero también fue del terror y muerte ya que esa experiencia que se inicia en 1973 fue interrumpida el 11 de junio de 1976 cuando la Brigada Aerotransportada IV, con asiento en La Calera, del Tercer Cuerpo del Ejército, decide instalar allí un Centro Clandestino de Detención y Torturas y de esa forma, desplegar su manto negro en el lugar. A partir de ese momento, comienzan a salir de la casa grupos de tareas que secuestraban, detenían y torturaban a todas/os aquellos que apostaron por construir otras formas de humanidad.

Luego le ceden la propiedad a un funcionario judicial, éste año la Justicia la devolvió a los herederos de sus legítimos dueños y estos descubrieron que la estructura de la vieja imprenta está intacta. Con el apoyo de la militancia ahora será un Centro de la Memoria.

Podemos decir que el PRT llevó a la práctica comunicacional, la afirmación de V. I. Lenin de que “La misión del periódico no se limita a difundir las ideas, educar políticamente y a atraer aliados políticos. El periódico no es sólo un propagandístico colectivo y un agitador colectivo, sino también un organizador colectivo”.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.